Mostrando las entradas con la etiqueta horror. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta horror. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de junio de 2017

El castillo en la colina

   El camino hacia el castillo había sido despejado hacía varias horas por cuerpos móviles de la armada, que habían continuado marchando hacia la batalla. A lo lejos, se oían los atronadores sonidos de las baterías antiaéreas móviles y de los tanques que, hacía solo unas horas, habían destruido la poca resistencia del enemigo en la base de la colina. El pequeño grupo de científicos y expertos de varias disciplinas que venían detrás de los equipos armados, tomaron la ruta que se encaminaba al castillo.

 En el camino no vieron más que los restos de algunos puestos que debían haber estados ocupados por soldados del bando opuesto. En cambio, las ametralladoras y demás implementos bélicos habían sido dejados a su suerte. Era una buena cosa que decidieran entrar al castillo junto a algunos de los hombres armados que los habían acompañado hasta allí. Parecía que el enemigo se estaba ocultando dentro del castillo y no en el camino que conducía hacia él.

 Los historiadores, expertos en arte y demás estuvieron de acuerdo en que no se podía bombardear el castillo. No se le podía atacar de ninguna manera, pues se corría el riesgo de que al hacerlo se destruyera mucho más que solo algunos muros de piedra que habían resistido ochocientos años antes de que ellos llegaran. No se podía destruir para retomar, eso era barbárico. Así que lo mejor que podían hacer era despejar el camino y ahí mirar si el enemigo seguía guardando el lugar o no.

 El camino que subía la montaña tendría un kilometro de extensión, tal vez un poco más. La enorme estructura estaba situada en la parte más alta de la colina, que a su vez tenía una vista envidiable hacia los campos de batalla más allá, hacia el río. Era allí donde la verdadera guerra se haría, pues el enemigo sabía bien que no podía resistir en las montañas o en terrenos difíciles de manejar. El sonido de las explosiones era ya un telón de fondo para los hombres que se acercaban a la entrada principal de la estructura.

 El castillo, según los registros históricos, había sido construido a partir del año mil doscientos para defender la pequeña cordillera formada por una hilera de colina de elevaciones variables, de la invasión de los pueblos que vivían, precisamente, más allá del río. Era extraño, pero los enemigos en ese entonces eran básicamente los mismos, aunque con ciertas diferencias que hacían que se les llamara de otra manera. Cuando llegaron a la puerta, vieron que el puente levadizo estaba cerrado, lo que quería decir que era casi seguro que había personas esperándolos adentro.

 Dos de los soldados que venían con ellos decidieron usar unas cuerdas con sendos ganchos en la punta. Los lanzaron con precisión hacia la parte más alta del muro y allí se quedaron enganchados y seguros. Con una habilidad sorprendente, los dos soldados se columpiaron sobre el foso (de algunos metros de ancho) y al tocar sus pies el grueso muro empezaron a subir por el muro como si fueran hormigas. Verlos fue increíble pero duró poco pues llegaron a la cima en poco tiempo.

 Adentro, los hombres desenfundaron sus armas y empezaron a caminar despacio hacia el nivel inferior. Lo primero que tenían que hacer era abrir el paso para que los demás pudiesen entrar y así tener la superioridad numérica necesaria para vencer a un eventual enemigo, eso sí de verdad había gente en el castillo. El problema fue que ninguno de los soldados conocía el castillo ni había visto plano alguno de la estructura. Así que cuando vieron una bifurcación en el camino, prefirieron separarse.

 Uno de los dos llegó a la parte del puente en algunos minutos y fue capaz de accionar la vieja palanca para que el puente bajara. Despacio, los expertos, sus equipos y los demás soldados pudieron pasar lentamente sobre el grueso pontón de madera que había bajado para salvar el paso sobre el foso. Sin embargo, el otro soldado todavía no aparecía. El que había bajado el puente explicó que se habían separado y que no debía demorar en aparecer puesto que él había llegado a la entrada tan deprisa.

 Sin embargo, algo les heló la sangre y los hizo quedarse en el lugar donde estaban. Un grito ensordecedor, potenciado por los muros y pasillos del castillo, se escuchó con fuerza en el patio central, donde todos acababan de entrar. El grito no podía ser de nadie más sino del soldado que había tomado un camino diferente. Pero fue la manera de gritar lo preocupante pues el aire mismo parecía haber sido cortado en dos por la potencia del sonido. Incluso cuando terminó, pareció seguir en sus cuerpos.

 Los soldados se armaron de valor. Sacaron armas y prosiguieron por la escalera que había utilizado el que les había abierto. Los llevó hacia la bifurcación y tomaron el camino que debía haber seguido el soldado perdido. Caminaron por un pasillo interminable y muy húmedo hasta que por fin dio un giro y entonces vieron una habitación enorme pero mal iluminada. Esto era muy extraño puesto que a un costado había una hilera de hermosas ventanas que daban una increíble vista hacia los campos y, más allá, el río de donde venían atronadores sonidos.

 De repente, se escuchó el ruido de algo que arrastran. Mientras la mayoría de los soldados, que eran unos quince, miraban el ventanal opaco, ocurrió que el que les había bajado el puente ya no estaba. Había guardado la retaguardia pero ahora ya no estaba con ellos sino que simplemente se había desvanecido. El lugar era un poco oscuro así que uno de los hombres sacó una linterna de baterías y la apunto al lugar de donde venían. El pobre soldado soltó un grito que casi le hace soltar la linterna.

 En el suelo, había un rastro de sangre espesa y oscura. Pero eso no era lo peor: en el muro, más precisamente donde había un giro que daba a la bifurcación, había manchas con formas de manos, hechas con la misma sangre que había en el suelo. Lo más seguro, como pensaron todos casi al mismo tiempo, era que el soldado que los había encaminado a ese lugar ahora estaba muerto. El enemigo sin duda estaba en el lugar, de eso ya no había duda. Lo raro era que no los hubiesen escuchado.

 Uno de los soldados revisaba la sangre en el suelo, tomando prestada la linterna de su compañero. Con algo de miedo, dirigió el haz de luz sobre su cabeza y luego al techo del pasillo que había recorrido. No había nada pero algo que le había hecho sentir que, lo que sea que estaban buscando ahora, estaba en el techo. Una sensación muy rara le recorrió el cuerpo, haciéndolo sentir con nauseas. Su malestar fue interrumpido por algunos gritos. Pero no como él de antes.

 Tuvieron que volver casi corriendo al patio inferior, pues los gritos eran de alerta, de parte de los científicos y demás hombres que se habían quedado abajo. El líder de los soldados bajó como un relámpago, algo enfurecido por lo que estaba pasando, al fin y al cabo tenía dos hombres menos en su equipo y no tenía muchas ganas de ponerse a jugar al arqueólogo ni nada por el estilo. Cuando llegó al patio estaba listo para reprenderlos a todos pero las caras que vio le dijeron que algo estaba mal.


 Uno de los hombres mayores, un historiador, le indicó el camino a un gran salón que tenía puerta sobre el patio central. Los hombres habían logrado abrir el gran portón pero lo habían cerrado casi al instante. El líder de los soldados preguntó la razón. La respuesta fue que el hombre mayor ordenó abrir de nuevo. Del salón, salió un hedor de los mil demonios, que hizo que todos se taparan la cara. La luz de la tarde los ayudó entonces a apreciar la cruda escena que tenían delante: unos treinta cuerpos estaban un poco por todas partes, mutilados y en las posiciones más horribles. Sus uniformes eran los que usaba el enemigo. De repente estuvo claro, que algo más vivía en el castillo.

viernes, 3 de febrero de 2017

Wild Space

   Above them, the various pieces that made up the space station had caught on fire and were falling at high speed to the ocean in front of the islands. It had been a miracle that the planet had a archipelago in the right place, or their pod would have landed in the middle of the water and they would now be dead. As the biggest pieces collided with the surface of the water, the five survivors of the station looked at the water in horror, as an enormous creature roared, visibly enrage by the fallen projectiles.

 There, above the ground and the sky, their life had been ideal but not perfect. They had everything they could ask for, such as running water, food, information, communications and so on. The program they were involved in was only about civilians in space, so none of them were actual astronauts or scientists. They were all normal people, in the sense that they only had the basic knowledge of how to survive in space. And now, survival skills were the most needed.

 The group started walking downhill, as their pod had crashed against the highest part of a mountain that seemed to be made of something sand-like. Shock wouldn’t have let them move but they noticed the ground shaking below them and the monster in the water became a second problem. In front of the team, Richard was leading them towards the beach, where he thought they could be safer. No one really said anything, they just followed and tried to hear everything around them.

 Richard had been a boy scout as a kid. He had camped in various national parks back home and he had enjoyed it thoroughly except for a traumatic experience that made him retire from the scouts. Their parents never demanded to know why and he concluded it was better like that. Now he was walking under a blazing sun, with four other people he barely knew, even after living together in a space station for a year. That, somehow, had not been enough time to get to know one another.

 When they arrive to the beach, the first to sit down was the only other man, a man called Sebastian. Despite the English sounding name, he was actually Swedish and spoke with a very thick accent. Sebastian was older than Richard and he had been a magazine editor back home. He had become a part of the team as they all had: paying a big sum and basically winning a lottery. He wanted to get out of the Earth fast, as his wife had died only a few years after getting married. He felt so heartbroken that he decided to leave on an impulse and now there he was.

 The three women were called Maria, Kim and Victoria. Maria had only win the lottery. She had won the only seat in the station that was up for grabs without the need to pay anything. She was a janitor back on Earth and had decided to join in order to get away from her family, who she secretly hated. Kim was a famous supermodel, tired of being in the spotlight and Victoria was an architect from Angola, named after the queen that had conquered the African continent.

 The three of them seemed tired but none sat down on the ground. They instead watched the ocean, looking for the creature. At some point, it had disappeared, along with the wreckage from the station. Richard was still trying to understand what had happened but it had all been so fast… They were all sleeping and the alarm started beeping: apparently the ship’s hyper drive had ignited by itself and they were now ramming against a planet. With only minutes to decide, they jumped on the pod and saved their lives.

 As they had no idea how that world worked, they agreed that the best thing was to walk along the edge of the ocean and look for something to eat. Then, they would try to find some sort of cave or safe place to rest. After those two things had been achieved, they could be thinking about the future, if that was a possibility. They walked in silence, watching the strange bushes growing by the beach, hearing the strange squishing sound coming from the greenish water of the ocean.

 Not of them wanted to talk too much. After all, there were originally six people in the space station. A man called Bruno had not come to the pod after hearing the alarm. They never knew what he was doing, if maybe he had been the one to make the hyper drive work. In any case, he was now dead, spread across the skies as the station fell to the ocean. He was a strange man, always hiding something from the rest of them. He seemed much more tormented than all of them put together.

 They stopped when they noticed a small stream coming from inside the island. The water was also green. Kim walked closer but Richard warned her that it might be poisonous or have chemical compounds too different for the human body to process them. But Kim didn’t want to drink the water but to observe it. It behave differently, not like a normal liquid but like some sort of creature. The woman got up fast, shaking. She then looked at the ocean and said what she was thinking aloud: what if the water in that planet was actually alive, moving slowly on its sides?

 As she said that, tentacles branched out of the ocean and launched themselves at the group. Richard and Kim ran first. Maria followed them closely, as did Victoria but Sebastian was way to slow and he got grabbed by the ankles. What happened next made Maria scream and Kim almost faint. Victoria vomited right there, just a few meters away from the water, as they saw the most disgusting spectacle that they had never seen. The universe was a place to be afraid of.

 The water, or whatever it was, had absorbed Sebastian’s body through those tentacles. It was like watching a kid drink out of those juices that come in a bag, only that this bag had been alive just moments prior. He didn’t even had the chance to scream or anything like that. The man just died, obviously, his empty body dumped carried by the tentacles towards the ocean. Apparently, the tentacles fed the creature that had been disturbed by the fallen debris. It appeared again, eating their companion.

 Victoria was trembling wildly and Kim had to be helped by Richard, as her legs didn’t properly work. It was Maria who, her face white of the horror, suggested they looked the opposite shore. They had to verify if water was like that all around. It could be the decisive point between remaining alive in that planet or dying without any possibility. So they walked, in silence, still shaking and wanting to scream. But hey feared potential creature in the bushes, so they kept to themselves.

 The opposite shore was only an hour away, cutting through the island. When they saw it from afar, they noticed right away it was a different kind of ocean. When they got closer, they realized it was normal water, the one they knew from back home. Deciding it couldn’t get more dangerous than a stomachache, they decided to drink some. It wasn’t salted, as ocean water on Earth, rather on the sweet side. They each drank a bit and then sat down on the beach, to rest their trembling bodies.

 It was Victoria who started crying first, then it was Maria and then everyone was crying. In a weird way, that united them more than anything before. They hadn’t really been friends or anything back in the station, just travelling mates,. Now, things had to be a little different.


 They were drying their tears with their hands when a loud noise was heard above them. They looked up in horror to discover an enormous ship just passing above them. It was obviously not man made. It had all sorts of inhuman features. And it hadn’t noticed them… yet.

viernes, 5 de agosto de 2016

El valle de los molinos

   Desde hacía unos cien años, os habitantes del valle habían construido varios molinos altos y vistosos en las colinas que rodeaban su hogar. Esto tenía dos funciones esenciales: la primera era tener lugares para procesar la cosecha de trigo que era esencial para la vida en el valle. La segunda razón, sin embargo, era mucho más particular: eran para defensa. Los molinos eran estructuras altas, con cuerpo delgado y con una escalera interna que llegaba hasta un piso superior desde donde se podían ver kilómetros y kilómetros a la redonda.

 Desde su construcción, la gente del pueblo había asignado a una persona diferente por día para vigilar el valle desde la parte alta de cada molino. Eran en total diez estructuras, cada una actuando como vigía para prevenir cualquier invasión. Según un antiguo cuento que todavía recordaban, se decía que un ejército de miles y miles de hombres había arrasado el valle, dejándolo al borde de la extinción.

 Pero el sitio se recuperó y ahora vivían una vida idílica en uno de los lugares más hermosos del mundo. Incluso se creía que muchos seres humanos habían olvidado lo que sabían del valle y por eso era que desde los tiempos antiguos nadie invadía ni se atrevían a pasar por allí. Los molinos eran estructuras que quedaban de esos tiempos. Sin embargo, seguían asignando vigilantes para cada estructura como una tradición que no planeaban dejar de lado.

 El pueblito en el valle tenía forma estirada. Las casas y negocios se acomodaban a lo largo del centro del valle, por donde pasaban un riachuelo del que, todas las mañanas, los habitantes del pueblo sacaban agua para diferentes cosas que necesitaban en el día. Había algunas casas que quedaban en un sitio más alto que otras y normalmente aquellos que vivían en esa zona más alta eran quienes tenían las casas más grandes y más poder.

 A pesar de ser un pueblo pequeño y de no  tener una estructura política o social demasiado estructurada, lo cierto era que las personas que plantaban más trigo controlaban buena parte de los negocios que se daban en el pueblo, que no eran mucho pero podían ser importantes de vez en cuando. Por otra parte, la mayoría de vigilantes para las torres-molino de las colinas eran siempre personas de las casas bajas. Era un trabajo demasiado simple para los demás pero al menos daba cierto honor.

 Un día, una tormenta se acercó rápidamente por el sur, cubriendo el pequeño valle, las suaves laderas con campos de trigo y las colinas con sus torres. Empezó a llover al mismo tiempo que anochecía. Al comienzo la gente pensó que era una tormenta común y corriente, de las que tenían cada mucho tiempo. Pero no era así.

 Llovió por todo un día, sin parar. La fuerza de la tormenta no aumentó en ese lapso de tiempo pero tampoco pareció calmarse. El agua hizo que el riachuelo creciera y todos en el pueblo tuvieron que trabajar para crear una barrera para impedir que hubiera un desbordamiento que afectara de manera grave las casas de las personas. Usaron viejos sacos de los cultivos pero llenos de tierra y los fueron poniendo en fila, a un lado  y al otro del riachuelo, formando una barrera que recorría el pueblo de la parte más alta, a la parte más baja, donde empezaba el bosque en el que cazaban.

 De ese bosque, el segundo día de la tormenta, empezaron a salir criaturas que jamás habían salido en la noche. Algunos de los habitantes del pueblo entraban cada cierto tiempo al pueblo para cazar o para buscar hierbas medicinales para cuando había algunos enfermos graves o algo por el estilo. Pero esta vez, los animales salían y no eran conejos o faisanes sino criaturas enormes como osos de ojos rojos y lobos que parecían listos para atacar en cualquier momento. De hecho, eso fue lo que hicieron y fue entonces cuando el pueblo tuvo su primera tragedia.

 El pobre atacado fue un niño que ayudaba a sus padres a proteger las ventanas y a tapar todos los agujeros por donde se pudiera entrar el agua. Por estar tan ocupados no vieron el lobo entre la lluvia: la criatura se lanzó sobre el niño y los destrozó en poco tiempo. Los gritos se oyeron hasta el molino más alto y todo en el pueblo sintieron una profunda tristeza en sus corazones por lo que había pasado. Al fin y al cabo que hacía muchos años que nadie moría así en el valle. La violencia no era común.

 Para la tercera noche, la gente supo ya que debían quedarse en casa y esperar. Lo malo era que las reservas de comida de cada familia estaban aminorando y si la tormenta no amainaba, no podrían cazar nada ni pescar en el riachuelo ni procesar el trigo que habían logrado guardar antes de la lluvia. Porque los campos, como estaban, ya no servían para nada. Pero los molinos seguían procesando el trigo puesto que no podían dejar de lado su modo de vida por un montón de agua.

 Sin embargo, la cuarta noche trajo algo que ninguno nunca esperó: al pueblo entraron tres hombres a caballo. Dos de ellos escoltaban a uno de capa púrpura y mirada penetrante. Aunque ocultaba su cara bajo la capa, su mirada era intimidante. Los dos otros, sus guardaespaldas, llevaban armaduras finamente decoradas, complementadas con sendas espadas y escudos, también adornados con varios glifos y diseños. Entraron al pueblo a la vez que la lluvia pareció calmarse un poco y la gente los pudo ver, a la luz del día, merodeando por ahí.

 El hombre de la capa miraba a los habitantes del pueblo con una expresión de susto pero cuando llegó a la parte más alta del valle, decidió quitarse la gorra de la capa y revelar su rostro completo. Sus ojos no solo eran penetrantes por si solos sino que tenían un color lila que parecía internarse en la mirada de cualquiera que lo mirara directamente. Tenía una larga cicatriz en una mejilla y, en general, parecía cansado y asustado al mismo tiempo.

 Se bajó de su caballo y trepó por la escaleras del molino más alto. Cuando llegó al último nivel, miró al vigilante con sus ojos poderosos, haciendo que el pobre hombre se escurriera del miedo, efectivamente desmayándose. Entonces, sacó un palo de madera de su bolsillo, muy parecido a una ramita sin hojas, y se apunto con él a la garganta. El palo brilló por un instante. Entonces el hombre habló y su voz sonó atronadora a lo largo y ancho del valle. Quien no estaba en la calle, salió a ver que era lo que ocurría.

 El hombre se presentó como Jordred. Era el consejero real de un reino lejano. Había viajado por años buscando un objeto fantástico, que se creía legendario, para devolverlo a su reino pues su rey lo necesitaba para terminar con una guerra que había durado ya casi cien años, causando millones de muertos y devastación por millones de kilómetros cuadrados en ese lado del mundo.

 Según él, el objeto debía estar en un valle abandonado en el que un antiguo dragón había posado su último huevo. Dentro del huevo estaba la clave que buscaban, aquello que solucionaría todos sus problemas. Entonces Jordred apuntó su varita al cielo y la lluvia se detuvo. Las nubes se retiraron con celeridad y revelaron al sol que brillaba alegremente sobre el húmedo valle. La gente entendió que lidiaban con alguien muy poderoso.

 Jordred les pidió que se reunieran en el pueblo y así lo hizo la gente. Los mayores le dijeron que conocían una historia similar a la del dragón pero la verdad era que nadie nunca la había creído como cierta y menos aún se sabía nada del paradero del famoso huevo. Le dijeron al mago que podía buscar por todas partes, cuanto quisiera, pero que ese objeto tan especial jamás había sido visto por nadie allí. Frustrado, Jordred se reunió con sus guardaespaldas y partieron al instante, no sin antes disculparse por los daños causados. Él necesitaba ese huevo y necesitaba que ellos colaborasen.


 Cuando se fue, todo volvió a la normalidad en el valle. El trigo se recuperó, los molinos comenzaron de nuevo su trabajo de siempre y las familias no temieron más al bosque. Sin embargo, todos tenían una expresión de risa constante. Eso era porque todos sabían que lo que Jordred buscaba, jamás lo obtendría. La leyenda del valle decía que el huevo del dragón tenía dentro nada más y nada menos que al primer habitante del valle. Y ese era un anciano que había hablado con Jordred, a la cara. Era un hombre de casi quinientos años pero aparentaba muchos menos. La gente rió por mucho tiempo hasta que la llegada de Jordred al valle también se convirtió en leyenda.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Monstruo / Demonio

   Hay demonios en mis sueños. Hay identidades dobles y personajes que dejan la piel para convertirse en otros. Seres duales que me horrorizan, y me hacen gritar, pero de mi garganta no sale nada sino solo aire. En mis sueños hay cuartos oscuros y lugares a los que ni siquiera yo puedo entrar. Parece que incluso mi subconsciente prefiere alejarme de ciertas cosas que podrían causarme tal shock, que no sería capaz de recuperarme nunca.

 Como entró todo eso en mi mente? O es que acaso lo he tenido siempre, lo he heredado o simplemente está en mi código genético? La naturaleza pudo implantarme esas sombras, esos lugares remotos en mi cerebro. Pero porqué? Para qué? No logro entender nada y eso me pone mal, me hace dar vueltas en la cama, me hace dudar y me hace hacer cosas que normalmente nunca haría.

 A veces el dolor parece ser la única vía de escape pero soy muy cobarde para llegar a esos extremos y eso que mi subconsciente hace un trabajo espectacular dándome la dosis nocturna diaria de dolor y confusión. Que significa todo esto, si es que significa algo? Yo a Freud no le creo ni el apellido pero si los seres humanos somos capaces de soñar, por algo será… no?

 A mi me gustaría soñar con cosas diferentes, con mundo más calmados y más felices. Me gustaría soñar que por fin logro tomar de la mano a esa persona que todavía no conozco, que todavía no sé como se llama ni que apariencia tiene. Eso sí, ahí mi subconsciente me hace un favor, porque es mejor para mi no inventarme ese rostro ni sus complejidades. Solo sentir su mano junto a la mía, entrelazadas por siempre. Solo eso quisiera soñar y no en demonios.

 Habrá sido una película que vi recientemente o tal vez algo que comí? No lo sé pero si llego a saber la respuesta alguna vez, empezaré a hacer exactamente lo contrario. Es horrible como la única imagen que tengo es la de ese ser doble separándose, dejando de lado su carne, su ser físico para pasar a ser otro. No sé porqué mi cuerpo no me despertó. Tal vez la idea era que viera más para comprender algo que de todas manera no he entendido. De pronto hay algún código, algún misterio que debo resolver para entenderme mejor.

 Y eso me asusta más que nada. Me da miedo ver que más puede haber allí, oculto entre los pliegues neuronales, entre todos los recuerdos que guardo con aprecio. Odio, detesto imaginar que en un mar de memorias perfectas y alegres, descansen también las oscuridades más profundas de mi ser, las más impactantes y también las más indeseables. Creo que si las descubro, no podré más conmigo mismo.

 Me he dado asco antes pero esto podría ponerse peor. Si fumara, estaría fumando como loco y si me drogara, me metería algo que contrarrestara el efecto nocivo de estos sueños desquiciados. Aunque me cuidaría porque dicen que el alcohol y las drogas pueden hacer que todo se vea aún peor, aún más grande y amenazador y eso, seguramente, sería simplemente demasiado para mi.

 Lo mejor, creo yo, es salir a dar un paseo entre el viento frío, forzar por medios físicos la desaparición del recuerdo, a menos de forma consciente. Mientras camino y escucho mis pasos, porque no se oye ni se ve nadie más, voy pensando cuidadosamente en todas esas personas que me han hecho feliz y en esos momentos en los que he sonreído con sinceridad y he disfrutado de la vida sin limites de ninguna clase.

 Recuero varios momentos familiares como viajes y comidas y simples tarde con mi madre. Recuerdo las mascotas y el sabor de la comida así como las risas y los timbres de voz de cada uno. Me siento mejor pero al mismo me siento morir pues recordarlos así me hace imaginar que no estoy muy lejos de los últimos momentos de mi vida. Al fin y al cabo, no es algo imposible. Pero sería muy triste un final así, en una calle fría y gris en un país indiferente.

 Sigo caminando y recuerdo el placer. Desde el placer de ver una película favorita o de leer una historia que me llena el alma hasta el placer básico de la experiencia sexual. Los recuerdos son fáciles de reunir y los voy analizando uno a uno. Recuerdo entonces esos personajes, tan bien construidos que parecen reales, tan cercanos que parecen amigos perdidos. El olor de los libros viejos y el calor que emana de una película buena cuando la estas viendo.

 Y desde allí siento el recuerdo del sexo, del olor y del sabor y de todos los demás sentidos cuando están tan alerta de todo. Recuerdo el primer beso y los subsiguientes. Recuerdo los errores y también los aciertos y los momentos en que parecí ser otra persona al estar poseído por Eros y sus demás camaradas. Recuerdo habitaciones, la distribución de los objetos y el nivel de la luz. Es increíble como al esforzarme, puedo recordar tantas cosas, incluso la pasión de alguien que ya no tengo al lado.

 Es entonces que abro lo ojos y me doy cuenta que caminé más de la cuenta y que ahora ya no sé donde estoy. Es un barrio que se ve como todos pero simplemente no lo reconozco. Están los mismos edificios, copias de copias, y las tiendas  y todo lo demás pero no hay nadie y entonces me doy cuenta. Caigo al suelo y grito con todas las fuerza, golpeando el pavimento.

 Me despierto de golpe y maldigo a todos los dioses, no me importa que religión representen o que es o que se supone que cuidan. Los maldigo a todos y los condeno a revolcarse en sus estúpidas ideas y concepciones del mundo. Es por culpa de ellos que tengo esos laberintos en mi mente, es por su culpa que mi felicidad no puede estar completa pues mis mejores recuerdos ya están manchados por esa sombra que lo cubre todo y que es esa ciudad solitaria y ese hombre que se parte en dos.

 No… Lo veo de nuevo y mi estomago se remueve. Esta vez estoy muy despierto, porque siento la cabeza darme vuelta y las tripas queriéndose salir por donde puedan. Me echó en la cama y trato de respirar lentamente. Trato de no pensar en nada pero no lo logro. Ahora sí que necesito esa mano, ahora si que lo necesito a él pero a veces parece que jamás estará aquí cuando lo necesite.

 Así que arrugo las sabanas cogiéndolas con fuerza y respirando lentamente, con los ojos cerrados. No quiero dormir más pero si abro los ojos sentiré que arden y veré todo de nuevo como si estuviese de nuevo en el sueño y no quiero hacerlo. Sin embargo, y después de varios minutos de lucha, mi cuerpo se rinde, porque no es fuerte y no tiene como pelear.

 Sin embargo, y para mi sorpresa, duermo algunas horas y cuando me despierto me doy cuenta que no he tenido un solo sueño, que no he sudado luchando contra seres que no están, que no me duele la garganta de gritar sin sonido alguno. Me doy cuenta que estoy bien, aunque tengo algo de frío. Me pongo una chaqueta y esta vez sí salgo al mundo real y lo primero que hago, antes que nada, es ir a comer.

 El sabor es mucho más rico ahora, es como si todo lo estuviera probando por primera vez y eso que no es alta cocina sino una simple hamburguesa con papas fritas y refresco. Pero todo sabe como si fuera lo mejor del mundo y es una buena comida porque no solo me llena el estomago, que ha dejado de gruñir, sino que también me llena el alma y me deja contento, sonriendo incluso.

 Algunas personas me miran como si estuviese loco y la verdad es que no me importa. Me importa un bledo lo que piensen los que me miran. Solo yo sé que ahora me siento capaz de todo, me siento capaz de dejar la oscuridad atrás y de seguir adelante con mi vida, que podrá no ser emocionante o entretenida, ni siquiera estable, pero eso no importa. Es mía y es lo que tengo y me gusta tenerlo. Después de comer marcho de vuelta a casa y me prometo a mi mismo que no puedo dejar que lo que no conozco me gane siempre.


 Pero entonces, cuando lo analizo todo, me doy cuenta que todo eso todavía está allí y que en algún momento volverá. Porque, al fin y al cabo, hace parte de mi. No tengo un monstruo adentro sino que soy ese monstruo, soy ese demonio que e despierta cada mucho tiempo para recordarme que está ahí y que no planea irse a ninguna parte.