Mostrando las entradas con la etiqueta duda. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta duda. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de octubre de 2016

Modelo de...

   Desde siempre, lo llamaban para lo mismo. Ha pesar de tener una rutina bastante intensa de gimnasio, el trabajo para el que lo llamaban siempre era el mismo.  Se había esforzado por mucho tiempo para ser el mejor en lo que hacía, para poder presentar más de una cara de si mismo. Pero, por alguna razón, siempre lo contrataban para exactamente lo mismo. Como así era, trabajaba medio tiempo en un pequeño restaurante como ayudante de cocina pues esa era su profesión desde un comienzo, tiempo antes de intentar otros caminos.

 Raúl era inusualmente alto para el lugar donde había nacido y desde siempre la gente lo había mirado de manera diferente. No como si fuera un gigante ni nada parecido, sino porque sus movimientos eran algunas veces lentos y torpes. No era inusual que tuviese accidentes tontos con un frecuencia mucho más alta de lo normal. Lo único que hacía en esos casos era disculparse y tratar de que no sucediera de nuevo pero era bastante difícil evitarlo, en especial cuando muchas veces sentía que no tenía control sobre su cuerpo.

 Aunque la cocina había sido su primera pasión, la verdad era que hacía mucho tiempo había perdido el interés en ella. Al menos así había sido desde que, en un viaje al extranjero, un hombre lo había detenido para decirle que tenía pinta de modelo y que le encantaría tomarle algunas fotos para definir su perfil. En ese entonces viajaba con una novia a la que le pareció todo el encuentro muy gracioso y pensó que el hombre era o un charlatán o simplemente le estaba tomando del pelo a Raúl. Él fingió pensar lo mismo.

 La verdad era que la idea le había quedado sonando en la cabeza y por el resto del viaje estuvo mirando la tarjeta que el hombre le había dado. Al final, casi tenía el número memorizado. Pero no tuvo nunca un espacio de tiempo para poder ir a hablar con el hombre. Su ex estaba siempre encima de él, como si le diera miedo despegarse. Así que nunca fue a su cita con el hombre de la agencia de modelaje y su viaje terminó en una pelea por otra cosa con su novia. Poco después terminarían y una de las razones sería la poca fe de ella en él.

 Aunque se le daba bien lo de cortar y cocinar, desde ese viaje a Raúl se le había metido en la cabeza que sí podía ser modelo y que quería intentarlo pues sería un ingreso más de dinero que no le vendría nada mal. Eso era lo que se decía a si mismo pero la verdad era que quería saber si en verdad era tan guapo como para ser modelo. Nunca se había sentido especialmente atractivo y, aunque ahora se mataba en el gimnasio tres horas al día, no sentía que estuviese más cerca de su meta que cuando el tipo le ofreció su tarjeta la primera vez.

 Después de una búsqueda exhaustiva, Raúl decidió lanzarse e intentarlo. Buscó una agencia y pidió una cita. Tenía que pagar para que le tomaran fotos y lo consideraran, no era al revés. Ese día tuvo muchos nervios y se había asegurado de ejercitarse lo suficiente antes de asistir. Sus músculos estaban tensos y aún dolían del esfuerzo físico. EL fotógrafo no dijo nada al respecto. Las únicas veces que le dirigió la palabra fueron para decirle como posar, que hacer para la siguiente toma y nada más. Todo fue menos interesante y fascinante de lo que él esperaba.

 A la semana siguiente volvió para recoger sus fotos y para reunirse con un hombre que le diría cuales eran sus puntos fuertes y sus puntos débiles y si de hecho servía o no para el modelaje. Cuando llegó a la cita, se decepcionó mucho al ver que ya no hablaría con un hombre sino con una mujer. No era que Raúl fuese sexista ni nada por el estilo, sino que le intimidaba mucho más oír criticas de su físico de parte de una mujer que de un hombre. De alguna manera se sentía como si estuviese, una vez más, en una de sus relaciones fallidas.

 Sin embargo, la mujer no pudo ser más amable. Le comentó que en efecto su altura lo hacía bastante interesante para una gran variedad de proyectos, sobre todo en un país donde la gente era bastante pequeña. El inconveniente es que tendría que modelar ropa diseñada casi que para él o sino se vería como un tonto. Hablaron también de su físico y la mujer le confesó que aún le faltaba mucho por hacer en ese aspecto pero eso siempre se podía mejorar trabajando duro en el gimnasio con algo más de intensidad, lo que parecía ser casi imposible.

 Le dijo, además, algo que le pareció inusual y fue que sus manos y sus piernas eran ideales también para el modelaje. No eran excesivamente peludas y eran torneadas y bien definidas, con una piel suave y de un color bastante agradable que no era blanco pero tampoco de un moreno que no le quedara a su complexión. Le mostró varias de las fotos que le habían tomado para que viera lo que ella quería decir pero la verdad es que eso a Raúl le daba un poco lo mismo. Él lo que quería era ser modelo comercial y nada más.

 La reunión terminó con unas palabras de aliento y la entrega de las fotos. La mujer estaba segura que Raúl podía tener un futuro brillante en el mundo del modelaje si sabía aprovechar sus atributos y si se esforzaba mucho más en el trabajo de su cuerpo. Le dijo que enviaría copias de sus fotos a varios conocidos para ver si alguno de ellos estaría interesado en él como modelo. Al final le dio la mano y Raúl la estrechó con una sonrisa tensa: la verdad era que no sabía que pensar de la reunión.

 Días después, mientras cortaba montones de cebollas para la hora del almuerzo en el restaurante, Raúl recibió una llamada en su celular. Era la mujer de la academia que le contaba que un par de empresas estaban interesadas para trabajar con él. Raúl se emocionó bastante y la mujer le pidió que la visitara lo más pronto posible para contarle todos los detalles pues estaba algo ocupada y no podía contarlo todo por el teléfono. Él aceptó y casi no pudo dormir esa noche de la emoción. Parecía que su sueño estaba cada vez más cerca.

 Sin embargo, al otro día, su ánimo bajó de golpe cuando la mujer le explicó que el trabajo era para una empresa que hacía medias. Eran medias para todos los usos y le tomarían varias fotos. La paga era buena pero no increíble ni nada por el estilo. Ella le explicó que la mayoría de planos serían cerrados pero que era posible que un par de las fotos fueran para vallas y revistas, donde un cuerpo entero tenía mucho más sentido. Raúl lo pensó un momento pero la mujer lo convenció de que, para un primer trabajo, estaba mejor que bien.

  La sesión de fotos fue el fin de semana siguiente y Raúl se enamoró de todo lo que tenía que ver con el modelaje desde el primer momento. Le encantaban las luces, el sonido del obturador de la cámara y el silencio del fotógrafo con el que parecía establecer una conexión especial a la hora de posar. Eso sí, todas sus poses tenían que ver con sus piernas y con la gran variedad de medias que la empresa que lo había contratado hacía. Para las fotos, se puso todo ese día al menos unos cuarenta pares de medias, casi siempre sin zapatos.

 Fue divertida como primera experiencia y supuso que mucho más pasaría. Y así fue pero no de la manera en la que él lo estaba esperando. Lo primero es que la compañía de las medias lo siguió contratando con frecuencia pues estaban muy contentos con él. Siempre era para modelar en planos cerrados de sus piernas, pocas veces de cuerpo entero. Lo otro es que todas las ofertas que recibía eran para lo mismo o para zapatillas deportivas o zapatos de varios tipos. Pagaban muy bien y él aceptaba y se dejaba tomar todas las fotos pero su cara no aparecía en ninguna de ellas.


 En parte estaba orgulloso de si mismo pues había logrado convertirse en modelo y, al menos parcialmente, poder vivir de ello. Pero aumentar su rutina a cuatro horas diarias parecía no haber tenido efecto. Lo más cercano a su sueño fue cuando le tomaron una foto sin camiseta para unas zapatillas deportivas pero la foto nunca se publicó. En todo caso, siguió intentando pues sabía que lo tenía todo para triunfar. Había llegado hasta allí y nadie le iba a impedir seguir avanzando, no después de todo lo que había superado.

domingo, 23 de agosto de 2015

El trabajo ideal ?

   Se podría pensar que Carlos tenía el mejor trabajo del mundo, pero a él ya le daba lo mismo. No era como cuando había empezado, días en que todas las atracciones de cada parque le daban una energía que le llenaba el cuerpo y lo hacía estar más feliz que nadie más en el mundo. Carlos lo probaba todo: las montañas rusas, las casas de la risa y las del terror, recorridos tranquilos y recorridos algo más emocionantes e incluso la comida de cada uno de los parques. Trabajaba para la comisión de parque de atracciones y era enviado cada semana a un sitio diferente del país para que viera como estaba todo en dicho parque. La gente de los parques casi se le arrodillaba al verlo pasar ya que sabían quién era y que su opinión acerca de todo era demasiado importante para ignorarla.

 Carlo había empezado a trabajar en ello cuando apenas tenía dieciséis años. Era menor de edad pero el dueño del parque al que él iba con frecuencia, se había dado cuenta que Carlos se fijaba bien en cada cosa que veía y solo repetía cuando algo le gustaba bastante. Y sobra decir que tenía buen gusto, sabía exactamente en que atracciones subirse y como experimentar lo que se suponía debía experimentar. Obviamente el chico se divertía, siempre venía con su novia o sus amigos y eran muy buenos clientes. Por eso unas semanas antes de cumplir los diecisiete el dueño del parque lo saludó y se presentó y le hizo la propuesta sin pensarlo: la paga era generosa, era un trabajo estable y se podría ajustar a su horario de estudios. Era perfecto para un joven.

 Carlos, por supuesto, quiso aceptar de entrada pero sus padres estaban menos emocionados por la oferta. Para ellos, había algo muy raro en que un hombre de cierta edad le ofreciera trabajo de la nada a un muchacho así que hicieron las investigaciones pertinentes antes de dejar que Carlos hiciese nada. Todo fue verificado, incluso el monto que le iban a pagar una vez entrara a trabajar formalmente. Al parecer no era algo frecuente que hubiera personas que probaran las atracciones y las comidas así que por eso el salario era tan bueno: eran pocos y bien elegidos. Viendo lo que era mejor para su hijo, le dijeron que aceptara pero solo si se mantenía en la escuela y, luego, en la universidad.

 Pero, al cabo de un año, Carlos había ganado tanto dinero que la idea de ir a la universidad le pareció una estupidez. Habiendo cumplido los dieciocho, podía ser enviado a lugares más lejanos e incluso a asesorar parques en construcción o ya operando en otros países. Como le habían dicho, los hombres y las mujeres que hacían ese trabajo no eran muchos así que los usaban un poco por todas partes. Fue sin duda una de las mejores épocas de la vida de Carlos que era el ídolo de sus compañeros de clase y amigos. A los diecinueve les compró una casa nueva a sus padres y a los veinte una para él. Que otro chico de esas edad podría haberlo hecho?

 Pero ahora Carlos ya tenía casi treinta años y estaba cansado de todo. Ya no le emocionaba subirse a las atracciones ni comer las estrambóticas comidas de los sitios que visitaba. Ni las tazas de té giratorias le sacaban una sonrisa, ni las canciones para niños que eran omnipresentes en muchos parques. Simplemente lo que le había dado tanta felicidad en el pasado ya no le daba nada a su espíritu o a su cuerpo. Había dejado de sentir esa extraña energía que lo había llenado tanto y lo había llevado a aceptar el trabajo en un principio. Ahora se aburría con cualquier cosa, cosa que a muchos dueños de parques no les gustaba mucho pues ya no sabían que esperar de él. Antes era más fácil imaginarse que iba a decir sobre ellos pero ahora era como ver un zombi en las atracciones.

 Además, estaba solo. Sus padres se habían ido a vivir cerca del mar pues su padre necesitaba del clima para poder mejorar de algunas condiciones médicas que lo aquejaban. Por supuesto, había sido Carlos quién les había comprado una casa de playa con el dinero ganado en su trabajo. La otra casa ahora estaba en venta y pensaba ahorrar el dinero que ganara allí. La verdad era que pensaba renunciar y no quería desperdiciar dinero, como tal vez lo había hecho cuando más joven. Si decidía retirarse de su trabajo, necesitaba de todo el dinero posible para poder estudiar en la universidad y así aprender un oficio como tal para hacer una vida como cualquier otra persona.

 Pero algo le impedía tomar la decisión. Siempre que no estaba de viaje, se decidía ir a la federación a renunciar pero cuando ya estaba cerca o pasaba algún tiempo, se daba cuenta de que quería hacerlo de verdad. Era un sentimiento extraño, que cambiaba a cada rato y lo estaba volviendo loco. Lo bueno era que, como mantenía viajando, al menos se distraía y podía relajar la mente pensando en otras cosas. Aunque lo  cierto era que lo más frecuente era que pensaba en el pasado, cuando disfruta las cosas que hacía. Porque no era nada más el trabajo, era todo lo que tenía en la vida, lo que lo rodeaba, que lo aburría y hacía sentir un tedio inmenso. Su trabajo era uno de los factores más importantes pero pronto se dio cuenta que detrás de su estado de ánimo había mucho más.

 Incluso fue a ver varios médicos porque pensó que podía ser algo físico pero ninguno de ellos notó nada en los varios exámenes que pidió hacerse. Lo único extraño era que tenía la tensión un poco baja pero le aconsejaron varios alimentos y algunos medicamentos a usar solo si se sentía demasiado mal. Al sicólogo nunca fue simplemente porque nunca les había creído ni media palabra. Podría ahorrarse el dinero de una sesión tras la que seguramente no le dirían nada y tendría que seguir pagando como un idiota para que le dijeran algo que ya sabía. No, Carlos no necesitaba tener más cosas en la cabeza.

 En uno de sus viajes, sin embargo, hubo algo o más bien alguien, que cambió un poco su perspectiva de la cosas. Su nombre era Amelia y era una ferviente admiradora de todas las montañas rusas en existencia e incluso de algunas que se planearon pero nunca se hicieron. Se conocieron en una de las atracciones y,  tal vez era por los nervios, Amelia le habló a Carlos apenas salieron del aparato. Ella tenía esa energía especial y él se dio cuenta. Por un momento, todo el peso de sus problemas se levantó de sus hombros y recordó como era el pasado. Recordó lo ligero que todo se sentía, sin ningún tipo de responsabilidad o culpa. Ella le preguntó que era lo que veía pero él no supo explicarlo. Sin embargo, los dos estuvieron juntos toda esa semana, de un lado para otro.

 Carlos le compró un tiquete ilimitado y la invitó a estar con el todos esos días en cada uno de los aparatos, en algunos una segunda o hasta tercera vez. A Carlos las atracciones de ese parque le daban lo mismo pero le encantaba ver la reacción de Amelia en cada uno de ellos. Era como verse a si mismo pero en el pasado y eso le hacía feliz pero también le dolía en el alma. Y Amelia se dio cuenta de que algo no estaba bien con él. Cuando se detenían a tomar o comer algo, ella veía en sus ojos una tristeza extraña, algo así como una melancolía extremadamente profunda. Era muy triste verlo así, como apagado o abatido. Fue entonces que se propuso alegrarlo como pudiese.

 No tuvo mucho tiempo para eso pero, cuando se despidieron en el aeropuerto al final de la semana, Amelia hizo un chiste tonto y por primera vez pudo ver las sonrisa de Carlos. Sus dientes le parecieron muy bonitos. Sus labios se partieron un poco pues el estiramiento de los músculos de la cara no era algo que, por lo visto, hiciese muy seguido. Pero de todas manera ella se sintió feliz por haberlo logrado y él se sintió realizado al hacerlo pues era muy consciente de que hacía tiempo nada lo alegraba con propiedad. Le pidió su número y su correo electrónico y se despidió de Amelia con un abrazo fuerte, como si se tratase de una vieja amiga que no veía hacía mucho.

 De vuelta en casa, se dio cuenta del silencio que había en todos lados y entonces fue como si algo le golpeara justo en el cerebro. Entendió que su tristeza, su pesar interno, tenía que ver con el hecho de que, a diferencia de casi todos, él nunca se había realizado como persona. Había aceptado una propuesta que había sido excelente en el momento apropiado pero eso había tenido consecuencias serias para su vida. La decisión había sido la correcta pero había venido con muchas otras que él nunca pensó en el momento y que hasta ahora veía. Esa noche, Carlos se miró en el espejo, se mojó la cara y pensó largo y tendido sobre que debía hacer.


 Al día siguiente, pidió una semana libre del trabajo y voló de inmediato a la casa de sus padres. Ellos estaban contentos de verlo pero le preguntaron porque había decidido visitarlos tan de sorpresa. Carlos les explicó que los extrañaba y que necesita alguien cerca para poder dar el próxima paso en su vida. Cuando le preguntaron cual era ese paso, él sonrió y les dijo que no tenía idea pero que sabía que había llegado el momento de tomarlo y que era posible que ellos lo pudieran ayudar para tomarlo. Carlos se quedó toda la semana allí y en ese tiempo habló con Amelia. No sabía cuanto iba a tomar el saber que debía hacer con su vida pero, la verdad, era que no tenía el menor apuro.