Mostrando las entradas con la etiqueta ideal. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta ideal. Mostrar todas las entradas

lunes, 20 de junio de 2016

La felicidad no existe

   No creo que la felicidad sea gratis. La verdad que no. Todo el mundo habla hoy en día de cómo las cosas llegan y como todo se supone que tiene un tiempo y no sé que más cosas. Para mí, todo es una mentira. Ese cuento que no han metido en el que siendo uno mismo se logra todo simplemente no es cierto. Esa historia que cuenta que la belleza interior es lo que cuenta, es pura mentira. Todo es falso en este mundo en el que nos hemos esforzado por parece mucho mejores de lo que somos.

 Detestamos mirarnos al espejo y ver un monstruo que nos devuelve la mirada. Nos indignamos con lo que pasa en el mundo y jugamos a que no entendemos, a que todo se sale de nuestra comprensión, que el mundo está loco y nosotros solo somos pobres victimas, vacas que miran el tren pasar sin poder hacer nada para detenerlo. Fingimos interés, incluso al nivel de dar nuestro tiempo y dinero para que los demás vean que en verdad nos preocupan las cosas.

 Para mi todo tiene que ver con la culpa pero también con el hecho de que todos sabemos muy bien de qué somos capaces. Cuando una persona mata a otra, en verdad no nos sorprende que ocurra. Después de miles de años de existencia, la raza humana no puede permitirse el lujo de no comprender un fenómeno tan humano como el homicidio. Pero tenemos que fingir sorpresa y hacernos los que no entendemos nada, porque si aceptamos nuestra parte más oscura, admitiremos que existe, le daremos fuerza.

 O al menos esa es la historia. Yo creo que es al revés, que cuando se reconoce lo que está mal, es cuando se le quita la fuerza o al menos se le puede manipular cuando uno quiera. Si admitiéramos las cosas horribles que hacemos, sería más sencillo acabarlas todas y dejarnos de hipocresías que no le sirven a nadie de nada. Tantas vigilias y tantos pesamos vacíos, que lo único que hacen es distraer, hacer que la gente pierda el hilo de lo que estaba pasando con todo.

 Pero a nadie le molesta. O al menos eso parece. A la gente le da igual que maten dos o cien más pero tienen que mostrarse indignados porque asociamos la falta de sentimientos con las características clásicas de un monstruo. No podemos dejar de pensar que cuando algo no nos afecta hasta el hueso, es que estamos hechos de piedra o, peor, que no somos humanos y no podemos llegar a sentir nada por otros.

 Esa es una exageración estúpida que generaliza lo que somos como seres humanos. Tenemos la obsesión de hacer de todos nosotros un estándar, de querer hacernos todos iguales cuando no lo somos. Nacemos diferentes porque nuestras condiciones lo son. Tratamos de borrar eso para que nadie crea que tenemos ventaja o desventaja, la ilusión de que todo está bien.

 El modo más actual de reflejar eso es a través de nuestros cuerpos. Es lo más visible, lo más fácil de detectar. Es por eso que el ser humano siempre se ha adornado y ha modificado su apariencia: a veces para asustar, otras veces para enamorar y otras para mezclarse con su entorno. Nos arreglamos, nos hacemos, cambiamos para que podamos entrar al canon que se esté usando en el presente. Porque lo que más tememos es salirnos del molde o bueno, eso es lo que temíamos, al parecer.

 En los años recientes ha surgido algo nuevo y es el orgullo por la diferencia. ¿Pero que tan real es? ¿Es de verdad orgullo o es simplemente una más de las tapaderas que usamos para fingir sentimientos que no tenemos, porque tenemos miedo de mostrarnos como somos en realidad? Personalmente me niego a creer que la mayoría de la gente esté tan cómoda consigo misma como parece.

 Todos seguramente responderán que, en efecto, no lo están. Y sin embargo caminan por la vida como si nada, como si a veces el mero acto de caminar no fuese un suplicio. Porque a veces lo es y creo que todos los sabemos. A veces salir al mundo, dejar de estar en los lugares en los que nos sentimos de verdad nosotros mismo, es difícil. Pero la mayoría lo que hace es disfrazarse, ponerse otra piel, más resistente, y caminar por el mundo diciendo que ha cambiado y que ahora todo es distinto.

 Yo no me lo creo. Y no me lo creo porque eso viene de las mismas personas que dicen sentirse felices con como son pero entonces de modifican porque solo así serán aceptados. Para poder avanzar no es necesario entonces aceptarse a uno mismo sino más bien aceptar que hay que hacer cambios que no tienen reversa para que el mundo pueda aceptarnos en sus extraños e hipócritas brazos. Hay pruebas de ello por todos lados.

 Alguien feo, porque la gente fea existe, que de pronto aparece y es perfecto, con un rostro impecable, obviamente intervenido, y un cuerpo envidiable producto de horas y horas en un gimnasio. De pronto vemos a esa persona que antes ignorábamos. No era que no lo viéramos pero decidíamos no hacerlo. Pero cuando hay cambios, es entonces que la gente empieza a cobrar importancia, empieza a ser más notable e interesante.

 Es por eso que ciertas personas con gustos comunes van a un lugar o a otro y es solo para mostrarse, para probar que están cambiando o ya han cambiado, que se han ido amoldando al modelo físico actual que será el mismo ahora y en setenta años.  Puedes aceptarte como eres pero es mejor si eres como todos quieren ser. Esa es la realidad del mundo.

 Solo hay que sacar la cabeza por la ventana y ver el mundo como es y no como uno o como los demás quieren que sea.  Es cierto que queremos que todos los seres humanos estén en paz y tranquilos, que todos nos aceptemos y nos amemos con nuestras diferencias, ignorando los cambios a los que nos hemos sometido y a los que incluso hemos sometido a otros. Lograr esa comunidad de personas felices, de personas que han logrado sus objetivos, es algo que es prioridad en nuestro mundo. De hecho no se trata de felicidad sino de saber amoldarse a la idea actual de ser feliz. Poco importa el sentimiento real.

 Antes mencionábamos el cambio físico pero también pueden haber otros cambios que hagan que la gente sea más o menos notable. Todo lo que tiene que ver con el esfuerzo es algo que hoy se premia. Se dan flores y se alaba a cualquiera que se parta la espalda por lograr algo. Claro que, para que todo sea más efectivo, debe ser una persona que también haya hecho cambios en lo físico y en su manera de ver el mundo.

 Hay muchos que han hecho esfuerzos en este mundo y nadie nunca les ha puesto atención. Eso es porque lo único que habían hecho era esforzarse y, por sí mismo, eso no es nada. Tiene que estar acompañado de un cambio integral y es entonces cuando todo el mundo empieza a erigir monumentos, a declarar que uno y otra son ejemplos para todo el mundo, porque la mentira no se sostiene sin ejemplos.

 Necesitamos a esas personas, a esos que han sido exitosos y que ahora dicen ser felices y lo pueden comprobar porque tienen cosas que nos lo indican. Es feo llamar cosa a la familia, pero eso podría comprobar el éxito. Lo mismo el trabajo, el cuerpo e incluso el discurso. Eso es lo primero que se cambia cuando se empieza uno a dar cuenta que quiere ser uno de esos ejemplos para el resto de la sociedad.

 Yo físicamente tengo demasiadas desventajas para taparlas todas al mismo tiempo. No me alcanzan ni las manos ni el cerebro. Y mi “comunidad”, o como se le de la gana de llamarlo, no recibe con brazos abiertos. Solo lo finge porque sin unión no hay nada y si no hay nada no se pueden lograr los cambios en los que parecemos estar de acuerdo. Sin embargo, el modelo físico está muy presente, claramente delineado.

 En cuanto a lo demás, es difícil porder impresionar o llegar a ser un ejemplo sin haber nunca tenido un día de trabajo, sin haber sentido el amor de una persona (el tipo clásico de amor) y sin sentir de verdad que soy feliz todos los días de mi vida. Yo no siento eso ni soy nada de eso ni creo que nunca lo vaya a poder ser.


 Yo solo vivo, respiro, camino, como, hago y duermo y todo lo demás, que no es mucho. Eso es todo. Y a veces eso es difícil para mi. Y cuando intento cambiar es cuando llega la fría daga de metal y la siento hundirse en mi costado, lentamente. Y me odio a mi mismo… De nuevo.

viernes, 17 de junio de 2016

Sauna

   Con toda la confianza que le fue posible reunir en un par de minutos, Martín entró en el recinto y fue siguiendo los letreros. Lo que él quería estaba al final del pasillo. Caminó con cierta prisa, haciendo que sus chanclas hicieran un sonido gracioso, y en un momento llegó hasta la puerta que tenía un letrero grande con la palabra “sauna”. Por un momento, dudó si debía abrir la puerta o si debía volver. No estaba muy seguro de lo que estaba haciendo allí pero, como por arte de magia, la puerta se abrió antes de que tuviera que pensar mucho más.

 Se hizo hacia atrás para dejar pasar a la persona que salía. No lo miró a los ojos porque no se acostumbraba al hecho de no llevar nada de ropa en un lugar en el que normalmente la gente llevaba, al menos, unos pantalones cortes. Toda la zona hacía parte de la más reciente ampliación del gimnasio al que Martín había empezado a ir hacía solo un par de meses. La idea de ir al sauna le había atraído, pues decían que era bueno para muchas cosas y que debía intentarlo.

 Sin embargo, él jamás se había sentido muy cómodo con poca ropa. Cuando iba a la playa, podían pasar horas antes de quitarse la camiseta para estar más fresco. Era algo reprimido que tenía adentro, un recuerdo de la infancia, cuando su cuero era diferente y los niños eran más insensibles. Eso todavía rondaba su mente y le hacía pensar que los adultos no cambiaban mucho de cuando eran menores.

 El caso es que había escuchado a su entrenador, el tipo que le ayudaba a coordinar su rutina de ejercicio, y él le había dicho que ir al sauna era una muy buena idea pues era relajante, ayudaba un poco a adelgazar y además limpiaba la piel. La mayoría eran ventajas. Martín al comienzo no pareció muy convencido pero su entrenador le insistió tanto que decidió ir ese viernes, el día que menos gente iba al gimnasio pues estaban todos ocupados yendo a bailar y demás.

 Pensó que era razón suficiente para que el sauna estuviese más vacío y pudiese disfrutarlo más. Sin embargo, cuando entró, había cinco hombres ocupando los tres escalones que conformaban el sauna. Era bastante amplio, todo cubierto de madera, con la cosa que parecía una hoguera en el centro de la habitación y las gradas para sentarse alrededor como en un anfiteatro.

 Martín miró por un momento y decidió hacer lo que había hecho en clase en la universidad cuando entraba a salones similares: subió a la parte más alta y allí se sentó, solo, tratando de no quedarse mirando a nadie. No era difícil pues el vapor era espeso y no se veía mucho. Era una sensación extraña y pronto se dio cuenta que le gustaba. Resultaba muy agradable al encontrar la posición perfecta y cerrar los ojos.

 Lo mejor fue cuando uno de los que estaba más abajo le echó agua a las piedras. El vapor se volvió espeso de nuevo y la piel parecía recibir cada oleada de aire caliente de la mejor manera. En poco tiempo estuvo sudando pero no se sentía asqueroso como luego de hacer ejercicio. Se sentía bien, relajante. Decidió echarse para atrás, contra la pared y estirar sus piernas de modo que quedara lo más relajado posible. Por un momento, pensó que se iba a quedar dormido.

 De pronto, sintió algo en su hombro. Al comienzo, medio dormido como estaba, pensó que era algún tipo de bicho. Luego cayó en cuenta que no estaba en un parque sino en un sauna y abrió los ojos. A su lado estaba su entrenador, mirándolo con una gran sonrisa en el rostro. Era obvio que se burlaba de él por estar casi dormido. Le preguntó, tratando de no sonreír más, si estaba disfrutando el lugar. Martín le dijo que sí, que era muy agradable.

 Pero entonces se dio cuenta de algo. En los meses que llevaba allí, Raúl siempre había sido su entrenador. No lo había elegido sino que él se le había acercado y había ofrecido ayudarle. Y Martín había aceptado su ayuda pues el no tenía experiencia alguna en todo el asunto de ir al gimnasio. Desde más joven había querido empezar a tener una rutina de ejercicio, pues siempre había tenido problemas de autoestima por su físico, pero no había hecho nada al respecto hasta entonces.

 A Raúl lo veía como alguien amable pero la verdad era que no hablaban demasiado. Solo un poco al comienzo de cada hora en la que Martín iba al gimnasio y no más. Nunca se había molestado en mirarlo mucho más allá de sus explicaciones y sus consejos. Pero ahora lo tenía en frente, riéndose de él con tan solo una toalla cubriéndose su cuerpo. Y lo que no cubría la toalla, era lo que Martín miró más y no parecía poder parar de mirar.

 Raúl era quién Martín había querido ser, al menos en algún momento. Tenía el cuerpo perfectamente modelado por el ejercicio, por el gimnasio mejor dicho. Era igual que los modelos de las revistas, los que usan para perfumes o cosas que tengan que ver con la playa o el verano. Era un poco más alto que Martín, pelo corto y tenía pectorales definidos y abdominales ridículamente marcados. Era el sueño de todo el planeta.

 El entrenador le preguntó a Martín, de nuevo, como le había ido ese día en el trabajo. Cuando oyó la pregunta, a Martín se le hizo la pregunta más rara de la vida. ¿Acaso Raúl sabía en lo que él trabajaba? ¿Se lo había contado alguna vez? No tenía ni idea y ahora que lo había visto casi sin ropa, no tenía cerebro para nada más. Sus inseguridades habían vuelto.

 Respondió la pregunta con un “bien bien”, que no sonó especialmente convincente. Martín estaba más preocupado mirando como bajar las gradas para poder salir que responder algo más en una pregunta tan abierta y, para él, tan extraña. Hubo un silencio incómodo, en el que Martín trató de evitar la mirada de Raúl, tratando de ver donde estaba la puerta pero el vapor era muy espeso para ver nada. Raúl, en cambio, se estiró en su lugar y cerró los ojos, viendo que lo mejor era relajarse.

 Martín aprovechó el momento para ver el cuerpo de Raúl de nuevo. Era exactamente como él siempre había querido ser. Sin embargo, tendría que nacer de nuevo para poder ser más alto y tener una dieta muy estricta para poder perder el peso necesario y eso era algo que estaba fuera de discusión. Eso sí era algo que recordaba haberle dicho a Raúl alguna vez: agradecía ayuda con su rutina pero jamás con su nutrición. Eso estaba fuera de la mesa.

 Podía parecer obstinación, pero el caso era que Martín no quería cambiar su vida por completo nada más con adelgazar. Antes de decidir entrar al gimnasio, había pensado que lo que más quería era perder el peso que toda la vida le había molestado y tratar con ello de levantar una nueva autoestima, una que tomara en cuenta sus esfuerzos y todo lo que él hiciera para mejorar. Eso sí, no incluía la comida pues ese era uno de sus placeres más grandes y no estaba preparado para dejarlo ir. Comer menos, sí. Dejar de comer, no.

 Y ahora tenía frente a sí el modelo, el prototipo de lo que la gente quería ser, la meta a la que todos querían llegar. Se daba cuenta que él jamás llegaría hasta ese lugar, jamás llegaría a tener ese cuerpo y, siendo sincero consigo mismo, jamás tendría la confianza necesaria para estar cómodo en el suyo. Estaba atrapado entre dos cosas distintas y no podía seguir avanzando.

 En un segundo, pensó que debía rendirse. Se podía salir del gimnasio en cualquier momento, aunque perdería dinero. Pero al menos conservaría su sentido común y no se sentiría peor después. O podría seguir, tratando de acomodarse a la idea de que jamás llegaría a ser un prototipo, jamás sería lo que el mundo quisiera que él y todos los demás fueran.


 Raúl interrumpió sus pensamientos de nuevo. Le puso una mano en la espalda y le dijo que había avanzado mucho en los últimos meses y que tenía ahora un cuerpo del que podía estar orgulloso. Martín se sintió avergonzado pero también un poco confundido. ¿Que quería decir eso? ¿Acaso estaba bien ser como él, diferente al prototipo?

martes, 12 de enero de 2016

Him and the gym

   It was very annoying, but it was more and more frequent that, in the middle of the night, he had to wake up to a cramp or some other time of pain. It would normally be in his feet or legs but sometimes it was his waist that felt the pain or even his face. He had gone to the doctor several times and to many different ones but none of them was able to tell him why that happened. He hated when it was obvious they were inventing what to say instead of giving him a science based and objective point of view. They just shot in the dark, trying to get it right.

 Many had told him it was the lack of exercise so he tried to jog in the mornings. Soon, he changed it to the afternoons, and then the nights. All of this happening in the same week, as he realized he hated to reorganize his life around such a menial activity. He didn’t understand how some people dared to say they loved to exercise often and for many hours. He didn’t tell this to anyone, but for him all those persons in the gyms and the parks exercising every single hour of the day, were just insane people without any real talent in them.

 Of course, he didn’t tell this to anyone when he signed on for a year at a big gym near his house. A perky girl showed him all the machines, explained the courses he could take (as if he was entering Harvard) and told him about the trainers that helped people there. Some even had experience in the military, which assured quality but also inspired some fear. In his first week he avoided the trainers and the courses and the dancing lessons, in order to focus only in the machines. It was a failure anyway but at least he wasn’t getting yelled at.

 The screams were constant in that place and everyone behaved as if it was extremely normal that a man build like a house would scream a bunch of skinny short women about how they couldn’t meet his extremely bizarre quotas of exercise. The man was clearly deranged somehow, always screaming and never really doing any exercise himself, only when he needed to demonstrate something he wanted all of them to do. Even then it was strange, because he would do the exercise so fast and in such a bizarre way, none of the women would get it fast and the screaming would ensue.

 He wasn’t the only insane one in the place. For a spinning class, there was a lot of yelling there too. The “teacher” there was a woman. She was very beautiful and her body was testament to her prowess in the exercise area but she was another one that yelled a lot. And he could never hold his laughter when looking at the spinning class because it was simply ridiculous. That woman yelling others to accelerate on bikes going nowhere, in a closed room with the concentrated heat that everyone was releasing, without the refreshing sight of the actual world.

 He exercised independently as long as he could but in every area of that place, there was a man or a woman kind of supervising that everyone make good use of the machines, normally looking after the cleanliness of everyone in the gym and to see that everyone was using the machines in the right way. To him, it was amazing how little sense of humor people in a gym could have. He saw a young man once trying to do a choreography he had clearly taken away from the TV on some of the running machines and they simply expelled them for that because they deemed his behavior “irresponsible” and “dangerous”.

 No one laughed there unless it was hypocritical laughter or if the person was talking on the phone. Besides that, the sound that ruled was heavy breathing and the eternal sounds of the machines and the one of the stupid music the put every single day. Every day it was the same playlist, from beginning to end and he already knew it by heart. And what was so annoying about it, is that it was there to make you feel you could always do more, like the music they put on shops and so on.

 Basically, the place was a laboratory, and every stupid person that paid to be there was a mouse or a hamster forever turning in their little wheel like an idiot, not ever thinking twice about anything. It was easy to see how brainwashed some of them are and the scary thing was that the results they had made them even more prone to stay there and keep on going and just obsess about the whole thing. He had hated to rearrange his life around exercise but many others were happy to do it, dedicating even more and more time per week to what they called “the art of exercise”.

 “Horseshit”. That’s what he told his doctor after a couple of months going to the gym. They did a lot of exams and tests and it was revealed that the exercise had nothing to do with whatever was happening to him. The cramps would even get worse some nights and he had slowly became a person that slept on his chest, as it was impossible to him sleeping in any other way. His legs always hurt and his body was still as bad as it was months ago.

 When he saw the results of the test, he decided to quit the gym. He had paid for a year but he didn’t mind “loosing” that money because in any case he had already paid it and new that the people in the gym had already spend it in some stupid machine. So he decided to only exercise in the weekends and on the park and maybe doing something he would enjoy, for a change. He played football with friends sometimes, or with a Frisbee or he could even buy a dog and play with him. The possibilities were endless.

 Yes, he wasn’t ripped like those nutbags from the gym but he started feeling better once he decided to relax about the whole thing and when he decided to get massages and eat better. All of those decisions made him happier than going to an enclosed space to run like a lunatic. Now he enjoyed his life and, even without the killer body, he felt better and that’s all he ever wanted. He had always been happy with who he was and had been depressed the whole time being in the gym. With all the pictures and the trainers and the brainwashing, it was hard not get out of there thinking “I have to be like all of this people”.

 He sometimes saw some of them in the park or in the street and they always gave him this look of superiority. But the look wasn’t only at him but at the world around them. For some stupid reason, all of this toolbags that had once decided to go crazy in the exercise, decided they were better than the rest of us and the worst thing was that all the media and the society at large believed that to be true. We have been taken by the balls by a small group of people and now the prototypes of beauty are radically different than what they were a hundred years ago and even more than what they were on the Renaissance or before.

 But people can stand up to that and just move along, living their lives as they may and not thinking every single second about how they look. He laughed alone when recalling some of the conversations he had overheard in the gym while in the machines or in the locker room. It has to be left clear that he didn’t thought they were all stupid but some of them were such idiots, it was a very difficult thing to ignore. They talked about sex in a way it was simply funny to hear about it, as if it was an exhibition of the caliber of a two peacocks showing their feathers to the one female, who also happened to be ripped like them.

 It hadn’t been his thing but he new that some people liked it and he was fine with it. Even some of his friends told him he should have at list used his membership the whole year, at least once a week. But he told them he simply couldn’t stand going there anymore. Seeing the faces of people that claimed they had fun exercising but were there every day stressed out because they didn’t lose as much weight as they had planned or because they wouldn’t meet theirs trainer’s demands. It was a disaster.


 He finally decided to buy that dog and it was the best decision he ever had. Not only he had tons of exercise running after his furry acquisition, the dog also became his best and most loyal friend. And that was something exercising like a lunatic couldn’t offer. It couldn’t give you real feelings, only shallow ones that surfaced because you can’t even think as you kill yourself on those damned machines.

domingo, 23 de agosto de 2015

El trabajo ideal ?

   Se podría pensar que Carlos tenía el mejor trabajo del mundo, pero a él ya le daba lo mismo. No era como cuando había empezado, días en que todas las atracciones de cada parque le daban una energía que le llenaba el cuerpo y lo hacía estar más feliz que nadie más en el mundo. Carlos lo probaba todo: las montañas rusas, las casas de la risa y las del terror, recorridos tranquilos y recorridos algo más emocionantes e incluso la comida de cada uno de los parques. Trabajaba para la comisión de parque de atracciones y era enviado cada semana a un sitio diferente del país para que viera como estaba todo en dicho parque. La gente de los parques casi se le arrodillaba al verlo pasar ya que sabían quién era y que su opinión acerca de todo era demasiado importante para ignorarla.

 Carlo había empezado a trabajar en ello cuando apenas tenía dieciséis años. Era menor de edad pero el dueño del parque al que él iba con frecuencia, se había dado cuenta que Carlos se fijaba bien en cada cosa que veía y solo repetía cuando algo le gustaba bastante. Y sobra decir que tenía buen gusto, sabía exactamente en que atracciones subirse y como experimentar lo que se suponía debía experimentar. Obviamente el chico se divertía, siempre venía con su novia o sus amigos y eran muy buenos clientes. Por eso unas semanas antes de cumplir los diecisiete el dueño del parque lo saludó y se presentó y le hizo la propuesta sin pensarlo: la paga era generosa, era un trabajo estable y se podría ajustar a su horario de estudios. Era perfecto para un joven.

 Carlos, por supuesto, quiso aceptar de entrada pero sus padres estaban menos emocionados por la oferta. Para ellos, había algo muy raro en que un hombre de cierta edad le ofreciera trabajo de la nada a un muchacho así que hicieron las investigaciones pertinentes antes de dejar que Carlos hiciese nada. Todo fue verificado, incluso el monto que le iban a pagar una vez entrara a trabajar formalmente. Al parecer no era algo frecuente que hubiera personas que probaran las atracciones y las comidas así que por eso el salario era tan bueno: eran pocos y bien elegidos. Viendo lo que era mejor para su hijo, le dijeron que aceptara pero solo si se mantenía en la escuela y, luego, en la universidad.

 Pero, al cabo de un año, Carlos había ganado tanto dinero que la idea de ir a la universidad le pareció una estupidez. Habiendo cumplido los dieciocho, podía ser enviado a lugares más lejanos e incluso a asesorar parques en construcción o ya operando en otros países. Como le habían dicho, los hombres y las mujeres que hacían ese trabajo no eran muchos así que los usaban un poco por todas partes. Fue sin duda una de las mejores épocas de la vida de Carlos que era el ídolo de sus compañeros de clase y amigos. A los diecinueve les compró una casa nueva a sus padres y a los veinte una para él. Que otro chico de esas edad podría haberlo hecho?

 Pero ahora Carlos ya tenía casi treinta años y estaba cansado de todo. Ya no le emocionaba subirse a las atracciones ni comer las estrambóticas comidas de los sitios que visitaba. Ni las tazas de té giratorias le sacaban una sonrisa, ni las canciones para niños que eran omnipresentes en muchos parques. Simplemente lo que le había dado tanta felicidad en el pasado ya no le daba nada a su espíritu o a su cuerpo. Había dejado de sentir esa extraña energía que lo había llenado tanto y lo había llevado a aceptar el trabajo en un principio. Ahora se aburría con cualquier cosa, cosa que a muchos dueños de parques no les gustaba mucho pues ya no sabían que esperar de él. Antes era más fácil imaginarse que iba a decir sobre ellos pero ahora era como ver un zombi en las atracciones.

 Además, estaba solo. Sus padres se habían ido a vivir cerca del mar pues su padre necesitaba del clima para poder mejorar de algunas condiciones médicas que lo aquejaban. Por supuesto, había sido Carlos quién les había comprado una casa de playa con el dinero ganado en su trabajo. La otra casa ahora estaba en venta y pensaba ahorrar el dinero que ganara allí. La verdad era que pensaba renunciar y no quería desperdiciar dinero, como tal vez lo había hecho cuando más joven. Si decidía retirarse de su trabajo, necesitaba de todo el dinero posible para poder estudiar en la universidad y así aprender un oficio como tal para hacer una vida como cualquier otra persona.

 Pero algo le impedía tomar la decisión. Siempre que no estaba de viaje, se decidía ir a la federación a renunciar pero cuando ya estaba cerca o pasaba algún tiempo, se daba cuenta de que quería hacerlo de verdad. Era un sentimiento extraño, que cambiaba a cada rato y lo estaba volviendo loco. Lo bueno era que, como mantenía viajando, al menos se distraía y podía relajar la mente pensando en otras cosas. Aunque lo  cierto era que lo más frecuente era que pensaba en el pasado, cuando disfruta las cosas que hacía. Porque no era nada más el trabajo, era todo lo que tenía en la vida, lo que lo rodeaba, que lo aburría y hacía sentir un tedio inmenso. Su trabajo era uno de los factores más importantes pero pronto se dio cuenta que detrás de su estado de ánimo había mucho más.

 Incluso fue a ver varios médicos porque pensó que podía ser algo físico pero ninguno de ellos notó nada en los varios exámenes que pidió hacerse. Lo único extraño era que tenía la tensión un poco baja pero le aconsejaron varios alimentos y algunos medicamentos a usar solo si se sentía demasiado mal. Al sicólogo nunca fue simplemente porque nunca les había creído ni media palabra. Podría ahorrarse el dinero de una sesión tras la que seguramente no le dirían nada y tendría que seguir pagando como un idiota para que le dijeran algo que ya sabía. No, Carlos no necesitaba tener más cosas en la cabeza.

 En uno de sus viajes, sin embargo, hubo algo o más bien alguien, que cambió un poco su perspectiva de la cosas. Su nombre era Amelia y era una ferviente admiradora de todas las montañas rusas en existencia e incluso de algunas que se planearon pero nunca se hicieron. Se conocieron en una de las atracciones y,  tal vez era por los nervios, Amelia le habló a Carlos apenas salieron del aparato. Ella tenía esa energía especial y él se dio cuenta. Por un momento, todo el peso de sus problemas se levantó de sus hombros y recordó como era el pasado. Recordó lo ligero que todo se sentía, sin ningún tipo de responsabilidad o culpa. Ella le preguntó que era lo que veía pero él no supo explicarlo. Sin embargo, los dos estuvieron juntos toda esa semana, de un lado para otro.

 Carlos le compró un tiquete ilimitado y la invitó a estar con el todos esos días en cada uno de los aparatos, en algunos una segunda o hasta tercera vez. A Carlos las atracciones de ese parque le daban lo mismo pero le encantaba ver la reacción de Amelia en cada uno de ellos. Era como verse a si mismo pero en el pasado y eso le hacía feliz pero también le dolía en el alma. Y Amelia se dio cuenta de que algo no estaba bien con él. Cuando se detenían a tomar o comer algo, ella veía en sus ojos una tristeza extraña, algo así como una melancolía extremadamente profunda. Era muy triste verlo así, como apagado o abatido. Fue entonces que se propuso alegrarlo como pudiese.

 No tuvo mucho tiempo para eso pero, cuando se despidieron en el aeropuerto al final de la semana, Amelia hizo un chiste tonto y por primera vez pudo ver las sonrisa de Carlos. Sus dientes le parecieron muy bonitos. Sus labios se partieron un poco pues el estiramiento de los músculos de la cara no era algo que, por lo visto, hiciese muy seguido. Pero de todas manera ella se sintió feliz por haberlo logrado y él se sintió realizado al hacerlo pues era muy consciente de que hacía tiempo nada lo alegraba con propiedad. Le pidió su número y su correo electrónico y se despidió de Amelia con un abrazo fuerte, como si se tratase de una vieja amiga que no veía hacía mucho.

 De vuelta en casa, se dio cuenta del silencio que había en todos lados y entonces fue como si algo le golpeara justo en el cerebro. Entendió que su tristeza, su pesar interno, tenía que ver con el hecho de que, a diferencia de casi todos, él nunca se había realizado como persona. Había aceptado una propuesta que había sido excelente en el momento apropiado pero eso había tenido consecuencias serias para su vida. La decisión había sido la correcta pero había venido con muchas otras que él nunca pensó en el momento y que hasta ahora veía. Esa noche, Carlos se miró en el espejo, se mojó la cara y pensó largo y tendido sobre que debía hacer.


 Al día siguiente, pidió una semana libre del trabajo y voló de inmediato a la casa de sus padres. Ellos estaban contentos de verlo pero le preguntaron porque había decidido visitarlos tan de sorpresa. Carlos les explicó que los extrañaba y que necesita alguien cerca para poder dar el próxima paso en su vida. Cuando le preguntaron cual era ese paso, él sonrió y les dijo que no tenía idea pero que sabía que había llegado el momento de tomarlo y que era posible que ellos lo pudieran ayudar para tomarlo. Carlos se quedó toda la semana allí y en ese tiempo habló con Amelia. No sabía cuanto iba a tomar el saber que debía hacer con su vida pero, la verdad, era que no tenía el menor apuro.