Mostrando las entradas con la etiqueta enemigos. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta enemigos. Mostrar todas las entradas

viernes, 29 de julio de 2016

Los héroes se enamoran

   Cuando pude moverme, lancé a uno de los atacantes por el borde del edificio. Ya estaba harto de la pelea y no tenía tiempo para desperdiciar más tiempo. A algunos metros, Tomás estaba apresado contra el suelo por el Señor Siniestro y, un poco más allá, la pobre de Helena estaba a punto de ser arrojada por el borde del rascacielos. Tuve que actuar pronto y lo hice: ataqué primero a Siniestro, lanzándome sobre él y tocándole la cabeza con fuerza. Pude darle una descarga a su mente y dejarlo frito en el suelo.

 Apenas Tomás estuvo liberado, le dije que ayudara a Helena. En un segundo, congeló al tipo que estaba a punto de arrojarla y yo la bajé de sus brazos con mi mente. Para cuando llegó la policía, el hielo de Tomás apenas se estaba descongelando y Siniestro daba pequeñas sacudidas, indicando que estaba vivo a pesar de mi mejor esfuerzo. Nos agradecieron y nos fuimos por uno de los portales de Helena. No era mi modo de transporte favorito, pero al menos era rápido.

 Ella debió ir a su casa, nosotros a la nuestra. Tomás estaba un poco aturdido y lo tuve que llevar a la habitación de la mano. Allí, le quité su máscara y la dejé y la tiré en el suelo. Le pasé la mano por el cabello y le di un beso, ese que había estado esperando para darle por varias horas. Esos idiotas habían interrumpido el inicio de nuestras vacaciones y por su culpa habíamos perdido el vuelo para irnos de crucero por dos semanas. Podríamos alcanzar el barco pero ya no tenía sentido.

 Mientras llenaba a bañera de agua caliente, Tomás se sentó en la cama mirando al vacío. Parecía más aturdido de lo que lo había visto pero traté de no preocuparme. Al fin y al cabo, habíamos vivido cosas igual de duras antes y él siempre había salido bien librado. Cuando la bañera estuvo llena, fui a la habitación y lo encontré mirando exactamente el mismo punto que había estado mirando antes.

 Lo tomé de la mano y me miró. Una débil sonrisa se dibujó en su rostro y supe que tenía a mi Tomás en la habitación. Se levantó de la cama y me siguió al baño donde nos quitamos los uniformes y los dejamos encima del retrete. Tenían cortes y quemaduras, por lo que debíamos arreglarlos pronto o hacer unos nuevos. No dije nada en voz alta para no arruinar el momento pero sabía que eso era algo importante.

 Entramos juntos en la bañera. El agua caliente se sentía muy bien en nuestros cuerpos adoloridos. Le pregunté a Tomás si tenía alguna herida abierta y él solo movió la cabeza en gesto negativo. Tomé entonces una botellita de aceites para baño y la mezclé en el agua. Me habían dicho que eso relajaba la piel a través de las sustancias y del olor. Y la verdad es que parecía funcionar bastante bien.

 Por un momento cerramos los ojos y creo que nos dormimos un momento. Estábamos exhaustos pues la batalla había sido corta pero intensa. Helena se había aparecido en el momento adecuado para ayudarnos y le estuve agradecido pues Siniestro es de esos que no se las anda con rodeos. Durante mi breve siesta en la bañera, soñé que él se nos aparecía allí en el baño con una toalla alrededor de la cintura, un gorro de baño en la cabeza y un patito de hule amarillo. La imagen me hizo reír en el sueño y creo que me despertó en la realidad.

 Por lo visto Tomás tenía mucho más que soñar. Estaba profundo, respirando despacio con el agua apenas abajo del cuello. Traté de no mover mucho el agua al salir y secarme fuera de la bañera. Lo miré un rato, pues me encantaba verlo dormir desde siempre. Recordé las muchas horas de vigilancia conjunta que habíamos hecho en el pasado y como ese compañerismo había sido esencial para que se desarrollara la relación que teníamos ahora.

 La verdad es que, en el edificio, debí salvar primero a Helena. Era claro que estaba en más peligro que Tomás y podía haber muerto en los segundos que él se demoró en reaccionar para salvarla. Pero no lo hice por mi amor por él, porque sin él el que hubiese muerto era yo. Es muy cursi como suena pero esa es la verdad. No me comporté de una buena manera y creo que lo mejor era disculparme con Helena cuando la viera de nuevo.

 Salí del baño con la toalla por la cintura y me eché en la cama cansado. Lo mío no era dormir en la bañera sino en una superficie más suave, más blandita. Un par de minutos después de dejarme caer en la cama, estaba durmiendo tan profundo como Tomás. Ya no vi a Siniestro en toalla sino que vi a Helena reclamandome por no salvarla. Era algo muy incomodo porque ella insistía en que yo quería que muriera y eso no era cierto. Quería hacerle entender pero ella no dejaba

 Ese sueño dio paso a otro, en el que Tomás estaba con su uniforme y no me veía a su lado. Lo seguía a través de lo que parecían ruinas y al final llegábamos a un sitio hermoso a través de las vigas retorcidas y los pedazos de vidrio y metal. Era muy extraño ver el prado verde y el cielo azul allí, a pocos metros del lodazal y un cielo turbio.

 Fue entonces cuando solté un gemido bastante audible y me desperté a mi mismo. No sabía que eso podía pasar. Estaba todavía en la cama pero Tomás estaba detrás mío. Era evidente que ya se sentía mejor o al menos ya se sentía dispuesto a hacer otras cosas. No era poco común que después de una batalla le diese por hacer el amor.

 Cuando se dio cuenta que yo estaba despierto, siguió haciendo lo que había empezado pero con más intensidad. Yo me sentía en la novena nube y estaba seguro de no haberme sentido así en un buen tiempo. Al rato, Tomás se detuvo para acercarse más a mi. Nos miramos por un momento muy breve antes de besarnos y cuando empezamos parecía que no podíamos despegarnos. Su cuerpo todavía estaba húmedo y pude suponer que no se había secado al salir de la bañera. Definitivamente estaba algo raro.

 Empezó a besarme el cuello y yo sentía cosas que no había sentido en mucho tiempo. No era que no hiciéramos el amor, claro que lo hacíamos. Pero no con ese nivel de intensidad. Parecía que para él era algo de vida o muerte, casi ni respiraba y no decía nada. Solo era su respiración sobre mi piel y eso era más que suficiente para mí. No sé cuánto tiempo estuvimos así allí, solo supe que en algún momento mi toalla había ido al suelo y ahora estaba gimiendo de placer, sin vergüenza ni restricción.

 Hicimos el amor como nunca antes. Sentí una conexión especial con él, algo que no habíamos tenido nunca. Me pregunté, en ese breve instante máximo, si eso era el verdadero amor. Si esa era la prueba reina de que lo adoraba y él a mí y de que estábamos hechos el uno para el otro. Es una duda que todas las relaciones tienen y creo que estaba siendo respondida a través de nuestros cuerpos, que necesitaron de una ducha después para despejar el calor excesivo.

 Cuando terminó, me puse sobre su cuerpo con mis manos sobre su pecho y lo miré por lo que me parecieron varios minutos. Él hizo lo mismo, sin decir nada. Entonces bajé la cabeza y lo besé y sentí todo de nuevo, como si fuera la primera vez. Esa vez en la que, mientras yo sangraba de un labio y de mi brazo, él se me había acercado jurando que me iba a salvar y me dio un beso. Fue el primero de tantos y lo adoré por hacerlo entonces porque lo necesitaba.

 Mi cuerpo se fue amoldando al suyo y me terminó rodeando con sus brazos y yo me dejé porque no había mejor lugar en el mundo para mi en ese momento. Todo era perfecto.  Fue entonces cuando su respiración cambió y me dijo algo al oído: “Te amo”.


 Sentí como si un líquido desconocido recorriera todo mi cuerpo, como un elixir de vida que regeneraba cada una de mis células. Lo apreté contra mi y le dije que lo amaba también. Era un privilegio sentirme así, protegido y querido, después de años de lucha contra enemigos letales y estar a punto de morir tantas veces. Había empezado a ser un héroe porque no tenía a nadie y ahora lo tenía todo. Se sentía muy bien.

sábado, 6 de junio de 2015

La camiseta

   A ponerse la camiseta! Pero, para que? Cual es el punto de que cada vez que haya un partido de fútbol, la gente se ponga la camiseta con los colores del país? Y porque todo el mundo se lo toma tan en serio, como si fueran menos patriotas quienes deciden no ponerse nada porque el futbol les parece una idiotez o porque lo ven como el elemento distractor que siempre ha sido?

 Todo nace, digo yo, en ese ser positivo que quieren que seamos. Y cuando digo quieren, me refiero a los gobiernos y a los organismos de control en general. Es más fácil tener control sobre la gente, sobre una grupo determinado, si todos hacen exactamente lo mismo. De pronto es por eso que el terrorismo jamás será vencido, no hay dos terroristas en el mundo que piensen exactamente lo mismo a pesar de que la idea de organizarse es porque comparten ideas en común que los lleva a ejecutar actos de violencia o de protesta, dependiendo del grupo del que estemos hablando.

 En los medios, se promociona este ser positivo, que en principio no tiene nada de malo. Serlo puede ser beneficioso a la hora de querer ver lo bonito de nuestro mundo, de nuestras distintas realidades, o al menos eso mismo dicen los seres positivos. Ellos declaran que no hay nada como ser optimista y empezar el día pensando que todo va a ser mejor que el día anterior. Creen que no hay mal que por bien no venga (fueron los que inventaron ese condenado dicho) y, dicen ellos, viven una vida más feliz, sin complicaciones e incluso evitando dolores físicos provenientes del estrés y la preocupación que tienen en más abundancia aquellos que son pesimistas o simplemente realistas.

 Y no hay organización que promueva más ese optimismo que las religiones. Unas más que otras pero la mayoría coincide en prometer, para sus discípulos, la felicidad eterna y real sí son positivo y creen en el Dios que haya que creer. La idea es que ese Dios, una criatura mítica con poderes extraordinarios pero nunca realmente vistos, es quien nos ha puesto aquí y es el único que puede realmente removernos de esta Tierra. Por supuesto, es él el que controla la vida y la muerte, lo que sube y lo que baja. Así que si algo bueno es por su gracia y si algo malo pasa es culpa nuestra. Esa es la idea del positivismo de la religión, que no es infalible porque el sujeto tiene que en verdad estar muy involucrado. Tiene que creerse el cuento.

 Todos los hemos visto. Los que agradecen a Dios porque cada pequeña cosa que les sucede en la vida y sonríen y caminan por la vida con optimismo en sus corazones porque saben que alguien más los está vigilando y les está ayudando. Ese ser de las mil miradas está allí con ellos y los ayudaría a atravesar un río de lava si tuvieran que hacerlo. Pero cualquier fallo, cualquier equivocación, sería simplemente porque no amaron o creyeron en Dios lo suficiente. Es su culpa porque no fueron lo suficientemente optimistas y no creyeron de verdad lo que Dios prometía, que no es nada más sino espejos y humo.

 El gobierno y las grandes empresas usan los medios para propagar su idea de lo que es ser feliz y así manipular ese optimismo de las personas, canalizándolo hacia ciertas actividades y razonamientos que son los que los benefician a ellos. Los medios de comunicación, recordemos, son todo menos independientes. Ningún periodista es realmente una voz de la razón solo porque es periodista. De hecho, el periodismo no es un arte (no importa cuanto lo reclamen los comunicadores sociales) y es solo la idea de la manipulación a través de las palabras ajenas. Y bien usado crea ese positivismo que buscamos, porque el positivismo muchas veces se trata de confiar y no dudar. De hecho, más que confiar, se trata de creer ciegamente.

 Y aquí volvemos a las camisetas de fútbol. Los han visto, seguramente. Más que todo hombres pero cada vez más mujeres que se ponen la camiseta y se pasean orgullosos por arriba y por abajo. Las usan cuando hay partido, sí, pero también cuando no lo hay. Porque la camiseta es hoy en día un sustituto de la bandera. Se entiende que no toda la gente se propietaria de una bandera pero se califica de traidor con rapidez y en silencio, a cualquiera que no tenga una de esas desagradables pruebas de patriotismo barato. Porque barato? Pues porque juegan con el denominador más manipulable, aquel ente que vive su vida entre trabajo, mirarle el culo a las mujeres, pensar en sexo y ver partidos de futbol acompañados con cerveza. No nos mintamos, son bastantes y el mensaje por eso agarró tan bien.

 No podemos generalizar. Ellos son solo una parte de la sociedad. Pero son una de las bases y cuando una base está convencida, las otras o siguen el juego o se convencen así sea a la fuerza. Por eso las mujeres también se pasean ahora con las camisetas, sometiéndose una vez más a los hombres. Los ricos y los pobres, los altos y los flacos, los homosexuales y los transexuales y cada idiota que tenga un cuerpo puede tener una camiseta y la tienen. Nada más pregunten y se darán cuenta. Y tenerla en sí no es malo pero piensen que es la misma, para todos, casi como un uniforme. Y así como un uniforme, la camiseta va amarrada a una cantidad de creencias y de obligaciones.

 La primera creencia es que la patria propia es la mejor o al menos una muy buena. Eso busca eliminar la duda sobre cualquier entidad o sobre las leyes y los ideales que sirven de base para la nación. Después, est ese ﷽﷽﷽﷽﷽bre las leyes y los ideales que sirven de base para la nacina muy buena. Eso busca eliminar la duda sobre cualquier ená ese positivismo ciego, que busca que las personas estén orgullosas de un país que en verdad no conocen y crean que todo siempre va a mejorar. Entonces porque en las encuestas siempre dicen que todo va peor? Sencillo. Porque no solo es ser positivo sino creer en que hay gente que es enemiga de ese positivismo, gente que no quiere que nada avance o que no creen que la patria sea motivo de orgullo. Se vuelven radicales y los radicales nunca están felices con nada y por eso siempre todo está mal pero confían en que deje de ser así y son felices con lo que hay.

 Contradicción? Por supuesto. Quien dijo que los seres humanos son todos la mata de la razón?  Los seres humanos, o casi todos al menos, solo echan para adelante y no es que se pongan a pensar en cada detalle de lo que los rodea. Solo estupideces como el amor valen el tiempo que ellos tienen para gastar entre tanto patriotismo exacerbado y positivismo ciego.

 Y que pasa con los demás? Pues viven y lo pasan como pueden. Hay que aclarar que nadie es víctima ni victimario, excepto quienes manipulan las cosas a su favor o directamente en contra de alguien. Los pesimistas y los realistas, que son casi el mismo grupo pero con una diferencia fundamental, no pueden ser víctima solo porque sean minoría. Tendrían que ser víctimas si hubiera un acoso visible, activo, pero la verdad es que no hay tal. Porque? Porque si la mayoría de gente está convencida en el cuento del optimismo, para que tratar de convencer a los demás? Es desgastante y no sirve de nada. De hecho, es mejor que haya quien se queje para que siempre haya oposición y nunca unión real.

La diferencia entre realista y pesimista es que el segundo siempre entra pensando lo peor y el segundo se va dando cuenta de lo peor poco a poco. Y no es que todo en el mundo sea malo pero es imposible no pensar que hay algo que no funciona del todo bien cuando se promete igualdad y esta no existe, se promete libertad pero tampoco existe en su totalidad y cuando se promete y promete pero jamás se cumple. En una persona que se moleste, que se fije un poco en el mundo, eso es un problema y es algo que no se puede permitir. Se convierten en realistas, en aquellos que ven el mundo como es y no como ellos quieren que sea. Y ese es el punto en el que los optimistas siempre pierden y es que, en su afán por ver lo bueno en todo, no ven lo malo, la otra cara que siempre es igual de válida.

 Porque lo malo no es inválido ni lo peor. Es una realidad natural que a veces tiene que haber muerte para que haya vida, a veces la destrucción es renacimiento. Pero aceptar eso, para la mayoría, sería aceptar que no hay bandos en la vida, que no hay optimistas y pesimistas, que no hay buenos y malos, que no hay poderosos y débiles. En resumen, sería para muchos la destrucción definitiva de su mundo y de cómo lo entiendo, un cambio enorme y ya sabemos lo buena que es la raza humana con el cambio. Como enfrentar algo así si todavía nos odiamos siendo todos lo mismo, carne y huesos y poco cerebro?


 Pero así es y así se quedará por un tiempo o tal vez para siempre. Los optimistas seguirán ondeando sus banderas, orgullosos de su ignorancia de la vida y los demás seguirán viviendo por ahí, pasando por la vida, tal vez equivocados o en lo cierto pero perdidos en un limbo en el que no saben a que hora entraron pero en el que ciertamente sí saben que no van a tener nunca la verdadera oportunidad de salir.