Mostrando las entradas con la etiqueta sobrevivir. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta sobrevivir. Mostrar todas las entradas

miércoles, 12 de julio de 2017

Sobrevivir, allá afuera

   El bosque era un lugar muy húmedo en esa época del año. La lluvia había caído por días y días, con algunos momentos de descanso para que los animales pudieran estirar las piernas. Todo el lugar tenía un fuerte olor a musgo, a tierra y agua fresca. Los insectos estaban más que excitados, volando por todos lados, mostrando sus mejores colores en todo el sitio. Se combinaban el sonido de las gotas de lluvia cayendo al suelo húmedo, el graznido de algunas aves y el de las cigarras bien despiertas.

 Lo que rompió la paz fue un ligero sonido, parecido a un estallido, que se escuchó al lado del árbol más alto de todo el bosque. De la nada apareció una pareja de hombres, tomados de la mano. Ambos parecían estar al borde del desmayo, respirando pesadamente. Uno de ellos, el más bajo, se dejó caer al suelo de rodillas, causando una amplia onda en el charco que había allí. Los dos hombres se soltaron la mano y trataron de recuperar el aliento pero no lo hicieron hasta entrada la tarde.

 Era difícil saber que hora del día era. Los árboles eran casi todos enormes y de troncos gruesos y hojas amplias. Los dos hombres empezaron a caminar, lentamente, sobre las grandes raíces de los árboles, pisando los numerosos charcos, evitando los más hondos donde podrían perder uno de sus ya muy mojados zapatos. La ropa ya la tenía manchada de lo que parecía sangre y barro, así que tenerla mojada y con manchas verdes era lo de menos para ellos en ese momento.

 Por fin llegaron a un pequeño claro, una mínima zona de tierra semi húmeda cubierta, como el resto del bosque, por la sombra de los arboles. Cada uno se recostó contra un tronco y empezó a respirar de manera más pausada. Ninguno de los dos parecía estar consciente de donde estaba y mucho menos de la manera en como habían llegado hasta allí.  Parecía que no habían tenido mucho tiempo para pensar en nada más que en salir corriendo de donde sea que habían estado antes.

 El más alto de los dos fue el primero en decir una sola palabra. “Estamos bien”. Eso fue todo lo que dijo pero fue recibido de una manera muy particular por su compañero: gruesas lagrimas se deslizaron por sus mejillas, cayendo pesadamente al suelo del bosque. El hombre no hacía ruido al llorar, era como si solo sus ojos gotearan sin que el resto del cuerpo tuviera conocimiento de lo que ocurría. Pero el hombre alto no respondió de ninguna manera a esto. Ambos parecían muy cansados como para tener respuestas demasiado emocionales.

 Algunas horas después, ambos tipos seguían en el mismo sitio. Lo único diferente era que se habían quedando dormidos, tal vez del cansancio. Los bañaba la débil luz de luna que podía atravesar las altas ramas de los árboles. Sus caras parecían así mucho más pálidas de lo que eran y los rasguños y heridas en lo que era visible de sus cuerpos, empezaban a ser mucho más notorios que antes. Se notaba que, donde quiera que habían estado, no había sido un lugar agradable.

 El más bajo despertó primero. No se acercó a su compañero, ni le habló. Solo se puso de pie y se adentró entre los árboles. Regresó una hora después, cuando su compañero ya tenía una pequeña fogata prendida y él traía un conejo gordo de las orejas. Nunca antes había tenido la necesidad de matar un animal salvaje pero había estado entrenando para una eventualidad como esa. Le encantaban los animales pero, en la situación que estaban, ese conejo no había estado más vivo que una roca.

 Así tenía que ser. Entre los dos hombres se encargaron de quitarle la piel y todo lo que no iban a usar. Lo lanzaron lejos, sería la cena perfecta de algún carroñero. Ellos asaron el resto ensarto en ramas sobre el fuego. La textura era asquerosa pero era lo que había y ciertamente era mucho mejor que no comer nada. Se miraban a ratos, pero todavía no se hablaban. La comida en el estomago era un buen comienzo pero hacía falta mucho más para recuperarse por completo.

 Al terminar la cena, tiraron las sombras y apagaron el fuego. Decidieron dormir allí mismo pero se dieron cuenta que la siesta de cansancio que habían hecho al llegar, les había quitado las ganas de dormir por la noche. Así que se quedaron con los ojos abiertos, mirando el cielo entre las hojas de los árboles. Se notaba con facilidad que había miles de millones de estrellas allá arriba y cada una brillaba de una manera distinta, como si cada una tuviese personalidad.

 Fue entonces que el hombre más alto le dio la mano al más bajo. Se acercaron bastante y eventualmente se abrazaron, sin dejar de mirar por un instante el fantástico espectáculo en el cielo que les ofrecía la naturaleza. Poco a poco, fueron apareciendo estrellas fugaces y en poco tiempo parecía que llovía de nuevo pero se trataba de algo mucho más increíble. Se apretaron el uno contra el otro y, cuando todo terminó, sus cuerpos descansaron una vez más, con la diferencia de que ahora sí podrían estar en paz consigo mismos y con lo que había sucedido.

  Horas antes, habían tenido que abandonar a su compañía para intentar salvarlos. No eran soldados comunes sino parte de una resistencia que trataba de sobrevivir a los difíciles cambios que ocurrían en el mundo. Al mismo tiempo que todo empezaba a ser más mágico y hermoso, las cosas empezaban a ponerse más y más difíciles para muchos y fue así como se conocieron y eventualmente formaron parte del grupo que tendrían que abandonar para distraer a los verdaderos soldados.

 La estratagema funcionó, al menos de manera parcial, pues la mayoría de efectivos militares los siguieron a ellos por la costa rocosa en la que se encontraban. Fue justo cuando todo parecía ir peor para ellos que, de la nada, se dieron cuenta de lo que podían hacer cuando tenían las mejores intenciones y hacían lo que parecía ser lo correcto. En otras palabras, fue justo cuando necesitaron ayuda que de pronto desaparecieron de la costa y aparecieron en ese bosque.

 No había manera de saber como o porqué había pasado lo que había pasado. De hecho, sus pocas palabras del primer día habían tenido mucho que ver con eso y también con las heridas que les habían propinado varios de sus enemigos. Ambos habían sido golpeados de manera salvaje y habían estado al borde de la muerte, aunque eso no lo sabrían sino hasta mucho después. El caso es que estaban vivos y, además, juntos. Tenían que agradecer que algo así hubiese pasado en semejantes tiempos.

 Al otro día las palabras empezaron a fluir, así como los buenos sentimientos. Se tomaron de la mano de nuevo y empezaron a trazar un plan, uno que los llevaría al borde del bosque y eventualmente a la civilización. Donde quiera que estuvieran, lo principal era saber si estaban seguros de que nadie los seguiría hasta allí. De su supervivencia se encargaría el tiempo. Caminaron varios días, a veces de día y a veces de noche pero nunca parecían llegar a ninguna parte.

 El más bajo de los dos empezó a sentir que algo no estaba bien. Se abrazaba a su compañero con más fuerza que antes y no soltaba su mano por nada, ni siquiera para comer. El miedo se había instalado en su corazón y no tenía ni idea de porqué.


 El más alto gritó cuando una criatura se apareció una noche, cuando dormían. Parecía un hombre pero no lo era. Fue él quién les explicó que nunca encontrarían una ciudad. Ellos le preguntaron porqué y su única respuesta fue: “Funesta es solo bosque. Todo el planeta está cubierto de árboles”.

lunes, 30 de marzo de 2015

El hombre de las ballenas

   La verdad era que el tipo este tenía cara de loco. No solo era el hecho de que estuviera montado en una ballena, cosa rara desde el comienzo, sino que vestía un atado de hojas como pantalón corto y un sombrero de paja con un hueco en la punta, en la cabeza. Tenía pulseras en ambas manos, tantas que parecían formar una sola banda de colores alrededor de cada muñeca y otras cuantas en los tobillos.

 El animal se nos acercó suavemente, lo suficiente para el hombre se subiera al barco. El animal pareció sumergirse y luego retirarse un poco. Por lo visto no le gustaba la idea de estar debajo de un barco, así como a nosotros no nos hacía gracia tener un animal de varios metros de largo debajo nuestro. El hombre no parecía interesado en nosotros sino en el barco y estuvo mirando un poco por todos lados, entrando a la cabina de mando, después paseándose por toda la cubierta y finalmente revisando por la borda, como si viera a través del agua. En todo el rato que estuvo con nosotros, no dijo ni una sola palabra. Al final de su visita, hizo un ruido extraño para acercar a la bestia, se subió e hizo el ruido otra vez.

 Otro animal subió a la superficie cerca de al barco. El hombre se lanzó al agua y entonces los dos animales nadaron bajo el barco y lo cargaron en sus lomos. Nosotros, caímos al piso como tontos. Rápidamente nos cogimos con fuerza a la baranda del barco y así estuvimos, esforzándonos por no caer, durante aproximadamente una hora. Después de ese tiempo llegamos a un banco de arena. Las ballenas dejaron el barco lo más cerca de la playa y luego se fueron, sin más. Nosotros las vimos alejarse, a la vez que saltábamos al agua poco profunda. Cuando las dejamos de ver, celebramos. Unos rieron, otros gritaron y el capitán se puso a llorar. Eran muchas las emociones.

 Al fin y al cabo no era todos los días que algo así sucedía. Nuestro barco se había quedado varado luego de una tormenta y no sabíamos ni siquiera donde estábamos. Los aparatos estaban dañados y habíamos tenido que racionar lo más posible hasta que el hombre de las ballenas había llegado. Ciertamente no habíamos hecho nada para llamar su atención pero sin embargo allí habían llegado y ahora nos habían traído a ese banco de arena. Por lo que se veía alrededor, había más bancos y atolones cerca. Era probable que todo formara parte de un archipiélago más grande, tal vez poblado. Y si había gente, podríamos comunicarnos con la compañía pesquera para la que trabajábamos. Ellos enviarían ayuda y estaríamos en casa pronto.

 Lo más urgente era o arreglar el barco para navegar o tratar de hacer uso de los botes salvavidas. Podríamos hacer una vela uniendo tres de los botes naranjas y así navegar de isla en isla hasta que encontráramos alguien que pudiera comunicarnos con tierra firme. Sin embargo, ese día que llegamos solo comimos y recogimos algunos cocos de las pocas palmeras que había. Decidimos nadar a un atolón algo más grande que estaba cerca y dejar el barco en el banco de arena. En el atolón había más palmeras y pudimos cazar algunos cangrejos, con gran dificultad. Nuestra medico nos aseguró que no había problema en comerlos crudos, aunque hubiera sido mejor tener fuego. Nuestro capitán, ya recuperado, intentó encender uno con hojas de palmera y palitos pero fracasó estupendamente.

 Dormimos a la intemperie, cubriéndonos con algunas cobijas que pudimos sacar del barco en los botes salvavidas, junto con comida y cosas que pudiéramos utilizar para hacer la vela. Al otro día ese fue nuestro trabajo y nos sorprendimos al ver que el hombre de las ballenas estaba en el atolón. Desde primera hora de la mañana, lo vimos sentado con las piernas cruzadas, mirando al horizonte, por donde salía el sol. El hombre parecía ignorar nuestra presencia. O tal vez estaba meditando o algo por el estilo. La verdad nunca lo supimos. Un par de nosotros nos acercamos y le hablamos. Le preguntamos su nombre, de donde venía y que estaba haciendo allí. Pero ni se inmutó. Se rascó la barba un par de veces, pero eso fue todo.

 Con algunas cobijas ligeras, telas y ropa usada, pudimos hacer una colcha de retazos bastante grande, de unos tres metros en cada uno de sus lados. Cosimos todo con el kit que tenía la doctora para coser heridas y cortamos los sobrante con sus tijeras de cirugía. La vela quedó bastante bien o al menos eso parecía. Lo siguiente era conseguir un palo o algo donde izarla. Ese fue un problema porque no había nada parecido en el atolón. Con los binoculares revisamos las demás islas cercanas pero no había nada que pudiese servir en ninguna de ellas. Los troncos de las palmas eran muy grandes y gruesos y las grandes hojas no servían para ello. Ese día nos dimos por vencidos y decidimos dejar para el día siguiente la resolución del problema.

 Era temprano todavía cuando terminamos y el hombre de las ballenas no se había movido un centímetro. Mientras comíamos peces que algunos habían pescado mientras los demás cosíamos la vela, algunos juraron que el hombre se les había quedado mirando en ciertos momentos, pero había vuelto a mirar al horizonte con rapidez. A la vez que dejábamos las espinas de lado, discutimos la probabilidad de que el hombre de las ballenas hubiera sido un naufrago de algún navío perdido en aguas cercanas. De pronto había sobrevivido gracias a los enormes animales y por eso había decidido vivir con ellas. De hecho, ahora que lo pensaban, no era posible que él estuviera todo el tiempo con los cetáceos. Las ballenas podían sumergirse bastante pero él seguramente no y no por tanto tiempo. Tenía que tener una casa o un lugar donde al menos pudiese dormir.

 La noche llegó de prisa y todos quedamos dormidos con prontitud. El trabajo del día y el sol nos había extenuado. Al otro día, agradecimos los galones de agua fresca que habíamos podido sacar del barco. Había que racionarla con exageración pero era lo más sensato, ya que no teníamos la más mínima idea de cuanto tiempo más permaneceríamos en la isla. Decidimos separarnos en dos grupos para explorar las islas cercanas. Cada grupo tomaría un bote salvavidas y usaría como remo una hoja de palma. Como éramos once personas, lo más sensato fue que cada grupo fuese de cinco personas y uno de nosotros se quedara en la isla, cuidando la vela que habíamos hecho y el bote salvavidas que quedaba.

 Cuando zarpamos, cada uno para una dirección diferente, nos dimos cuenta que el hombre de las ballenas ya no estaba en su puesto del día anterior. De hecho, parecía haber desaparecido en la mitad de la noche. No pensamos más en él y seguimos nuestros camino. El grupo que revisó las islas hacia lo que parecía el oeste no encontró nada en todo el día. Revisaron cada islote pero no había sino lo mismo que en el que nos estábamos quedando. Lo malo fue que encontraron también otras criaturas: eran tiburones, expertos en buscar alimento en aguas poco profundas.

 Los del grupo del este también encontramos tiburones pero también los restos de un naufragio que parecía tener unos cincuenta años. Parecía un barco pequeño de guerra, todavía con armas en la cubierta y, para nuestro pesar, un esqueleto que todavía yacía en el lugar que había muerto. Era horrible ver como alguien había muerto allí. Nadie dijo nada, pero las esperanzas de salir del archipiélago bajaron sustancialmente ese día. Volvimos al atardecer, al mismo tiempo que nuestros compañeros. No tuvimos tiempo de saludarnos porque al ver nuestro islote, vimos que nuestro centinela saltaba y nos apuraba.

Cuando llegamos, nos abrazó a todos. Saltaba de felicidad y nos mostró una enorme barra delgada de metal que había sobre el arena. Nuestro hombre nos contó que una de las ballenas había vuelto con el hombre en su lomo que traía ese palo ligero de metal. Solo lo entregó, hizo una venia y se fue sobre el enorme animal. Era la pieza que nos faltaba para poder izar la vela y al otro día eso fue precisamente lo que hicimos. Cuando estuvo todo listo, hicimos una comida especial de cangrejo y pescado, en la que agradecimos la ayuda del mar y la tierra, así como de nuestro misterioso amigo.

 Zarpamos justo después y, al final del día, nos alejamos del pequeño archipiélago de islotes. Navegamos toda la noche hasta el dia ﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽. Navegamos toda la noche hasta el distuvo todo listo, hicimos una comida especial de cangrejo y pescado, en la que agía siguiente. Fue a primera hora de la mañana que nos dimos cuenta que había dos islas enormes, una hacia el noreste y otra al sureste. Nos dirigimos a la segunda porque pudimos ver sobre ella brillos extraños. En efecto, como lo imaginamos, esos brillos eran de algunas casitas. Había gente y nos recibieron como si fuéramos amigos, hermanos. Nos dieron de comer y nos indicaron que había un bote que salía cada día hacía la isla más grande de la esa pequeña nación insular. Allí había un aeropuerto pequeño que los conectaba al mundo. Nos prestaron su radio y contactamos con la empresa que mandó un avión privado a recogernos.


 Cuando cenamos con los locales esa noche, les contamos del hombre de las ballenas. Nos pareció extraño que se quedaran mirando y luego, sin más, se rieran. Decían que era una leyenda del mar que tenía siglos de existencia y que muchos náufragos juraban haber conocido al mismo hombre pero miles de veces habían ido en su búsqueda y jamás lo habían encontrado. Lo más raro fue cuando les comentamos donde habíamos estado durante los últimos días. Según ellos, esos islotes simplemente no existían y así lo pudimos comprobar cuando llegamos a casa. Sea como fuere, estábamos vivos gracias a ese hombre, sus ballenas y su tierra inexistente.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Al borde del abismo

La labor social no era lo que se le daba mejor a Fran. Era un chico que poco o nada se interesaba en los demás. Para él lo más importante era sobrevivir y, a veces, la gente que lo ayudaba con eso. 

Era huérfano y, después de haber estado en el orfanato toda la vida, donde lo habían educado en algunos trabajos, lo dejaron ir para que encontrara algo que hacer de su vida. Lo único que encontró fue a la calle y a su varios habitantes. Drogas, alcohol y tabaco eran su vida desde hacía 5 años y ya no tenía, como antes, esperanzas de cambiar su vida.

Robaba a la gente en los trenes, comida de restaurantes, dinero de supermercados e incluso incendiaba autos por el solo placer. Nadie lo detenía y el no tenía intenciones de empezar a tratar al mundo mejor, después de como este lo había tratado a él.

Un día, en el que llevaba ya cuatro billeteras robadas en el tren, cayó en las manos de un oficial de policía. Normalmente era más astuto y no se dejaba ver de ellos pero ese día el hambre apremiaba y sentía el dolor de la dependencia a las drogas.

El policía lo llevó a la estación. Allí durmió en una celda sucia y húmeda y al otro día le dijeron que por su edad y por haber sido la primera vez que lo cogían, solo tenía que pasar un año en una cárcel de mínima seguridad. Sin embargo, durante todo el año debía hacer trabajo social para remediar sus crímenes. En lo personal, Fran hubiera preferido cincuenta años en una cárcel de máxima seguridad que tener que juntarse más de lo necesario con gente tan distinta a él.

Sus primeros días en la cárcel fueron difíciles. No por la convivencia o el encierro sino porque su cuerpo cada vez más necesitaba las drogas. Fran se consideraba un consumidor ocasional pero eso no fue lo que pensé el doctor de la prisión. Le dio algunos medicamentos para calmar el dolor. En parte funcionaron, en parte lo desesperaban más.

Pasada la primera semana, él y otros dos jóvenes fueron subidos a una camioneta de la prisión y llevados a un lugar bastante extraño para un trío de convictos: el asilo de ancianos del pueblo cercano.

Cuando entraron, el personal del lugar los saludó con amabilidad y les dijeron cual era su tarea en el sitio: entretener a los ancianos y ayudar a todo lo que fuera posible, desde jugar ajedrez con ellos o bailar hasta colaborar en el cambio del pañal y acompañarlos al baño.

Fran se volteó, pensando en volver a la camioneta pero los tres guardias con los que habían venido le cerraron el paso y lo amenazaron. Les dijeron, a los tres convictos, que estarían vigilándolos todo el tiempo y que si trataban de escapar, las consecuencias serían fatales.

No había más alternativa que seguir a una de las enfermeras a un gran salón donde los ancianos hacían actividades, veían televisión o tan solo se sentaban a mirar por la ventana. Les pidieron que fueran por la habitación y escogieran a un anciano para acompañarlo el día de hoy.

Antes de que lo hicieran, uno de los guardias se acercó y les fue quitando las esposas, mientras los otros les apuntaban con pistolas eléctricas. Fran los miró con odio y, apenas le quitaron las esposas, se alejó de ellos lo más que pudo. Se sentó al lado de una mujer en silla de ruedas que parecía ser muda y, por una hora, no hizo más sino pensar en lo que les haría a los guardias si no tuvieran como someterlo.

 - Que hiciste?

Fran salió de su imaginación y volteó a mirar a la anciana. Seguía tan impasible como antes, mirando al exterior, más allá que acá.

Resopló y y apretó los puños, con rabia. Volvió a sus pensamientos, los que le hacían sentir más y más rabia, hacia él, hacia todos.

 - Tomas algo para eso?

De nuevo volteó a ver a la mujer, que seguía mirando al exterior. Pero no era ella quien hablaba. De atrás de Fran se acercó otra mujer, algo más joven que la otra pero también en silla de ruedas. Tenía una expresión de suficiencia en su rostro que le daba un aire de presunción bastante fastidioso.

 - Que?
 - Tu mano, chico tonto.

En efecto, las manos de Fran temblaban todo el tiempo. Era la primera persona, aparte del doctor en la prisión, que lo había notado.

 - Heroína? O algo menos fuerte?
 - Que?

Estaba vez la cara de fastidio fue más evidente.

 - No sabes decir más?

Fran se puso de pie pero apenas lo hizo, vio como uno de los guardias se acercaba al lugar donde estaba. El tipo le apuntó con la pistola. Pero entonces la mujer los dio unas palmaditas en el estomago y el guardia se puso nervioso.

 - Señora, yo me encargo.
 - No sea ridículo. De que se va a encargar?
 - Este hombre... No le hizo nada?
 - Este payaso a mi? - decía señalando a Fran. - Hijo, hace falta mucho más que unos malos tatuajes y  una mirada despectiva para atemorizarme. Váyase mejor allí, parece que lo necesitan

En efecto, al otro lado de la habitación, uno de los reos le daba palmadas a un anciano que parecía no poder respirar. El guardia salió corriendo.

 - Entonces, vas a responder o no? Que haces aquí?

Fran no quería responder. No tenía idea de quien era esa mujer y no le interesaba. Además tenía planeado pasar casi desapercibido durante su estancia en la cárcel y esperaba que se dieran cuenta que esto del "trabajo social" no era algo que él pudiese hacer.

Resentía todo y a todos. Odiaba tener que hablar con la gente, verlos reír y disfrutar de una vida que Fran no sabía porque ellos merecían y él no. Era peor pensar que él los envidiaba y por eso las drogas habían sido ideales para él: lo llevaban a un lugar en el que solo él, Fran, era importante, y nada más era importante o existía si quiera.

Todos los días quería volver a ese lugar pero ya no podía. La estúpida cárcel y ese maldito doctor le estaban quitando todo lo que tenía adentro y, al final, solo sería una concha vacía, solo un cuerpo que se reiría de las mismas idioteces que todos los demás. Y no sabría que, si fuera todavía él, se odiaría con todas las fuerzas del mundo.

 - Prefiero la cocaína y los ácidos y el éxtasis.

La mujer se le quedó mirando, como si lo analizara.

 - No te ves como un chico que pueda pagar esa clase de gustos.
 - Robo gente.
 - Ah... Eso lo explica. Y por eso tiemblas. El dolor, la urgencia.

Fran evitó su mirada, mientras ella lo escudriñaba, centímetro a centímetro.

 - No sabes nada. Crees que conoces el dolor? Trata de vivir con un riñón y un esposos inútil. Con hombres abusivos y mujeres envidiosas. No sabes nada.

La mujer empezó a alejarse en su silla pero se detuvo, dándole la espalda a Fran.

 - Y tus padres? Que dicen?
 - No sé quienes son.
 - Desgraciados crían hijos desgraciados.

La anciana giro en el mismo punto y miró a los ojos a Fran, que por primera ves, no evitó mirarla.

 - Que medicamentos te dieron?
 - Valium y Ativan.
 - Idiotas.

De debajo de la silla, la mujer sacó una cajita de pastillas.

 - Estas son hechas de algas japonesas. Te relajan mejor que cualquiera de esas porquerías. Mi hija  Amanda me las envía, vive allá. Se casó con uno de ellos.

De la cajita, sacó una tabla de 8 pastillas. Se las dio a Fran y luego cambió el tema, evitando que el las devolviera. El chico se las guardó en un zapato y entonces empezaron a hablar de sus vidas, de detalles sin importancia y de lo que menos les gustaba del mundo.

Fran volvió una vez por semana durante toda su sentencia. Y fue esa mujer su única amiga en el mundo porque por fin pudo entender a alguien más y sentirse comprendido.